//

Crema Reparadora de Manos y Pies - Trataderm

Crema protectora y reparadora para el tratamiento intensivo de pieles secas, estropeadas y agrietadas.  Indicada para el cuidado de manos, codos, rodillas, tobillos y talones, especialmente estropeados y agrietados.

Hidrata, nutre, suaviza, regenera y protege la piel frente a los agentes externos (frio, viento, sol, detergentes, lavados frecuentes, …). Minimiza la pérdida de agua a través de la piel y ayuda a mantener unos niveles óptimos de hidratación, a la vez que promueve la renovación celular y la descamación natural de la piel.

Enriquecida con activos con acción epitelizante y reparadora: Aloe vera, Alantoína, Glicerina y Ácido Láctico.

Excelente absorción. No deja tacto graso.

 

Tamaño: 50 ml

9,25 €

Disponible

O BIEN

Crema de manos y pies altamente nutritiva e hidratante, con propiedades calmantes y dermoprotectoras.

Formulada con Urea, Aloe Vera, Alantoína, Glicerina y Escualeno vegetal.

Su contenido en urea y alantoína hace que esté especialmente indicada para tratamiento de las manos secas, ásperas y agrietadas, codos, rodillas, tobillos y talones. 

Aplicar una pequeña cantidad sobre la piel seca de las manos, y extender con un suave masaje desde el extremo de los dedos hacia la muñeca prestando especial atención a los espacios interdigitales, hasta la completa absorción del producto.

Urea:  sustancia nitrogenada con reconocidas propiedades hidratantes, humectantes, antidescamativas y acondicionadoras en la piel, al aumentar la capacidad de retención de humedad por parte de la capa cornea.  Integra en proporción del 7% el llamado “Factor de Hidratación Natural” NMF (Natural Moisturizing Factor), componente químico de la epidermis.

Escualeno vegetral:  lípido vegetal procedente de las olivas, con una estructura similar al sebo de la piel. Hidrata y restaura la suavidad de la piel, dejándola con una sensación aterciopelada y no grasa. La cuida además formando una barrera protectora contra bacterias y hongos.

Factor de Hidratación Natural (NMF): mezcla de componentes humectantes, ideales para regular la hidratación de la piel, así como sus propiedades anti-edad. Altamente hidratante y afín al manto hidrolipídico de la piel.

Ácido Láctico: suavizante, tonificante y con efecto hidratante y acondicionador sobre la piel. Ayuda a mejorar la textura, el tono de la piel y si estado en general.

Aloe vera (Aloe Barbadensis): Hidratante, calmante, astringente y suavizante. Se le atribuyen también propiedades rejuvenecedoras, por su capacidad de aumentar la producción de células fibroblásticas de la dermis, responsables de la formación de colágeno, además de aportar proteínas, que mantienen la piel tersa y flexible.

Alantoína (glioxil-diurea): Con propiedades calmantes, cicatrizantes, regenerantes y altamente hidratantes. Favorece la formación de epitelio por lo que se utiliza para mantener el buen estado de la piel, la cicatrización de pequeñas heridas y la estimulación de la regeneración celular.

Glicerina: con alto poder humectante, lubricante e hidratante, retiene la humedad en la piel.


Tambíen te puede interesar