//

Blog de nutrición, salud y belleza

Recupera tus manos después del verano

cuidado belleza manos
 
La mayoría de la gente piensa que las manos solo se estropean y sufren a causa del frío y del viento, sin embargo, el sol puede provocar arrugas, manchas y el envejecimiento prematuro de las manos, sin olvidar el cloro y otras sustancias que resecan la piel.
 

El dorso de la mano está cubierto por una epidermis fina, normalmente es la zona que más se deteriora y, por lo tanto, la que más hay que cuidar, mientras que la palma tiene una estructura espesa y resistente con abundantes glándulas sudoríparas. Por otro lado, el número de glándulas sebáceas por centímetro cuadrado es mucho más deficiente en la piel del dorso de las manos que, por ejemplo, en el rostro, donde la proporción es de 500 a 10, y en el caso de la palma es prácticamente nula requiriéndose así productos que sustituyan, en parte, esta falta de lubricidad y protección.
 
Estas características fisiológicas, similares a las del contorno de los ojos, explican su gran fragilidad y el que quede inexorablemente registradas en ellas el paso del tiempo y las agresiones que reciben: lavados frecuentes, detergentes, calor-frío, carga de peso,... Con la edad pierden elasticidad, disminuye la grasa hipodérmica, se relajan los tejidos y aparecen manchas oscuras. Si no reciben los cuidados necesarios se desecan, deshidratan, y se vuelven ásperas y rugosas, envejeciendo prematuramente.
 
El calor, el sudor, el cloro, el sol…, son muchos los agentes que pueden dañar la delicada piel de las manos en verano. Por eso, no conviene que bajes la guardia en estos meses y que sigas cuidando tus manos cada día para evitar sequedad, grietas, manchas o arrugas.
 
Los agentes y factores climatológicos van a influir modificando la estructura de nuestra piel, afectando al colágeno que nos asegura la resistencia de nuestra piel y a la elastina que nos da elasticidad.
 
En todas estas situaciones, la piel de las manos queda agredida, produciéndose en ellas grados variables de sequedad, descamación, inflamación (enrojecimiento), fisuras y envejecimiento cutáneo, problemas que se presentan cuando hablamos de manos secas.
 
Por todo ello es muy importante protegerlas adecuadamente mediante el uso de un producto específico que proporcione una barrera continua, impermeable y flexible, fácil de aplicar a la vez que hidrate, regenere y no irrite la piel de las manos.
 

Hay dos principios básicos para mantener las manos en perfecto estado:
 
• Evitar el contacto con todos los agentes anteriormente descritos, con el uso de guantes, unos serán de protección (goma, látex, algodón etc.) y otros de abrigo.
• Proteger, hidratar y nutrirlas, aplicando una buena crema de manos tantas veces al día como nuestras manos lo necesiten.

 
La hidratación de las manos es tan importante como la del rostro. Una buena crema de manos debe aplicarse durante todo el año, no esperar que nos la estropeen el frío del invierno, el sol del verano o las otras causas que acabamos de describirte. Debemos mantenerlas siempre hidratadas. Aunque no haya agente causante inmediato, tanto mujeres como hombres, debemos prevenir durante todo el año con una buena crema el deterioro de nuestras manos.
 
1- Lávate las manos con un jabón adecuado, que elimine la suciedad y las bacterias sin dañar el pH de la piel.
 
2- Aplícate todas las mañanas una buena crema hidratante de manos.
 
3- Si tienes las manos dañadas, usa una crema nutritiva y reparadora para devolverle su vitalidad.
 
4- Sin no dispones de mucho tiempo para cuidarlas, aplícalas una vez al mes un tratamiento intensivo en forma de guantes impregnados en Serum específicos que las aporten los nutrientes específicos para recuperar su belleza y suavidad.
 
5- Al igual que en el resto del cuerpo, conviene exfoliarse una vez a la semana o cada 15 días para eliminar las células muertas.
 
6- No te olvides de aplicarte el fotoprotector solar también en las manos, además de quemarse, el sol excesivo acelera su proceso de envejecimiento y la aparición de manchas.
 
7- Cuida las uñas haciéndote una buena manicura semanal. Atención a las cutículas, no te hagas heridas ya que pueden infectarse.
 
8- Si tienes manchas oscuras, usa una crema despigmentante para devolverles su uniformidad.

Deja un comentario

* Campos requeridos