//

Blog de nutrición, salud y belleza

La belleza de las manos: tus manos hablan de ti

cuidado de las manos

Las manos están a la vista de todos, son tu tarjeta de presentación, un reflejo de tu imagen, edad y del tipo de vida que llevas. Son una de las zonas del cuerpo que recibe mayores agresiones externas. Es muy frecuente que centremos los cuidados en el cutis y el cuerpo y abandonemos el cuidado de la piel de las manos que sufren mucho sobre todo en invierno, porque a las agresiones del frío, el aire o la humedad, se suman las agresiones a las que las sometemos por el contacto de muchas sustancias agresivas que manipulamos en nuestro trabajo, en las faenas de la casa, en nuestras aficiones, etc.

El dorso de la mano está cubierto por una epidermis fina, normalmente es la zona que más se deteriora y, por lo tanto, la que más hay que cuidar, mientras que la palma tiene una estructura espesa y resistente con abundantes glándulas sudoríparas.

Estas características fisiológicas, similares a las del contorno de los ojos, explican su gran fragilidad y el que queden inexorablemente registradas en ellas el paso del tiempo y las agresiones que reciben: lavados frecuentes, detergentes, calor-frío, carga de peso. Con la edad pierden elasticidad, disminuye la grasa hipodérmica, se relajan los tejidos y aparecen manchas oscuras. Si no reciben los cuidados necesarios se desecan, deshidratan, y se vuelven ásperas y rugosas, envejeciendo prematuramente.

Las agresiones externas pueden producir sequedad,  descamación, inflamación (enrojecimiento), fisuras y envejecimiento cutáneo, problemas que se presentan cuando hablamos de manos secas.

Por todo ello es muy importante protegerlas adecuadamente mediante el uso de un producto específico que proporcione una barrera continua, impermeable y flexible, fácil de aplicar a la vez que hidrate, regenere y no irrite la piel de las manos.

Hay dos principios básicos para mantener las manos en perfecto estado:

  • Evitar el contacto con todos los agentes anteriormente descritos, con el uso de guantes, unos serán de protección (goma, látex, algodón etc.) y otros de abrigo.
  • Proteger, hidratar y nutrirlas, aplicando una buena crema de manos tantas veces al día como nuestras manos lo necesiten.

La hidratación de las manos es tan importante como la del rostro. Una buena crema de manos debe aplicarse durante todo el año, no esperar que nos la estropeen el frío del invierno, el sol del verano o las otras causas que acabamos de describirte. Debemos mantenerlas siempre hidratadas. Aunque no haya agente causante inmediato, tanto mujeres como hombres, debemos prevenir durante todo el año con una buena crema el deterioro de nuestras manos.

Consejos y trucos para tener unas manos perfectas

Conseguir unas manos bonitas requiere de cuidados, y las uñas no pueden quedar fuera de nuestra atención. Conseguir unas uñas en armonía con nuestras manos es muy fácil, sólo es preciso seguir unas pautas básicas para conservarlas en su mejor forma.

A continuación te damos algunas recomendaciones básicas y trucos para que evites aquellas condiciones más perjudiciales para tus manos, y que puedas disfrutar de unas manos bellas y saludables.

  • Lava las manos con jabones suaves y de fácil absorción, que contengan nutrientes y vitaminas para la piel. Son recomendables los jabones neutros o de glicerina que reducen la irritación de la piel, evitando los productos alcalinos o detergentes. Evita lavar las manos en exceso, para no eliminar la protección natural de la piel.
  • Evita tocar directamente productos irritantes, como los de la limpieza del hogar. Utiliza guantes para realizar las actividades domésticas, sobre todo si las expones a sustancias químicas fuertes, como son los detergentes y jabones. Muchos de estos productos dañan la película hidrolipídica que funciona como protector natural de la piel.
  • Usa guantes si estás en época de frío.
  • Durante la época de frío, más que nunca,  premia a tus manos con una crema rica e hidratante.
  • El sol también daña tus manos. Cuando te expongas al sol utiliza crema con factor de protección solar para prevenir la aparición de manchas.
  • Después de tener contacto con el agua, aplica a tus manos una crema hidratante  con un suave masaje para combatir la piel áspera. Aplícala desde la punta de los dedos hasta el antebrazo, masajeando suavemente. Con ello, no sólo conseguirás hidratar sino también estimular la circulación y reafirmar la piel de tus manos.
  • Antes de dormir hidrátalas, y si puedes, déjate toda la noche unos guantes de algodón. Al día siguiente las sentirás súper tersas.
  • Exfolia las manos una vez a la semana para retirar las células muertas.
  • Si a pesar de estos cuidados tus manos siguen ásperas y secas, lo ideal es recurrir a la aplicación de mascarillas térmicas por la esteticista, que pueden consistir en baños de parafina, vaselina o glicerina.
  • Si puedes, mantén las uñas pintadas y arregladas. No te comas las uñas: las afea y puede provocar reacciones inflamatorias en los dedos.
  • No cortes las cutículas de tus uñas ya que éstas protegen la piel de los agentes bacterianos y hongos. Existen aceites y cremas especiales que permiten ablandarlas para retirarlas.
  • Si las cutículas están muy secas ponles un aceite nutritivo o una crema especial todas las noches.
  • Acostumbra a hacer masajes en sus manos, desde los dedos a las uñas, usando aceites o cremas hidratantes y nutritivas.

Desde NSyB  www.nsyb.com   te recomendamos dos tipos de crema dependiendo de las necesidades que tengas:

Crema de manos con Aloe Vera ANALINE®, una crema hidratante con textura ligera, cremosa, muy agradable y de rápida absorción, que hidrata, suaviza, protege y regenera las manos secas y deshidratadas. Restaura la película hidrolipídica de la piel sin dejar sensación grasa. Fragancia herbal muy suave y evanescente.

Crema de manos Reparadora TRATADERM®, una crema protectora y reparadora con propiedades calmantes y dermoprotectoras, específicamente formulada para el tratamiento, protección y reparación de manos secas, ásperas, agrietadas o estropeadas. Hidrata, nutre, suaviza, y protege la piel frente a los agentes externos (frio-calor, viento, sol, detergentes, lavados frecuentes, carga de peso). Indicada también para codos, rodillas, tobillos y talones. Excelente absorción. No deja tacto graso.