//

Blog de nutrición, salud y belleza

Consejos para cuidar tus pies si eres diabético

Cuidado del pie diabético

Las personas diabéticas son más propensas a tener problemas en los pies que aquellas que no sufren esta enfermedad. Los riesgos que padecen sus pies por esta enfermedad son múltiples. ¿Sabes cuáles son y a qué se deben?

La diabetes es un trastorno metabólico que incapacita al cuerpo para usar eficazmente los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Está causada por una anomalía en la producción y funcionamiento de la insulina, la hormona que controla . Si tenemos en cuenta que el los azucares son la “gasolina” que necesitan nuestras células para funcionar, entendemos la importancia que el control de la enfermedad tiene .Esta enfermedad se manifiesta, sobre todo, por unos niveles de glucosa en sangre (glucemia) por encima de los límites normales. Si no se trata adecuadamente, estos niveles alcanzan valores excesivamente altos, dando lugar a las complicaciones agudas o crónicas de la diabetes.

Entre otros problemas, la diabetes puede originar neuropatías (daño a los nervios periféricos), que cuando afectan a los pies puede traducirse en una disminución de sensibilidad superficial en la zona, con la consiguiente pérdida de tacto e insensibilidad al calor y al dolor.  Debido a ello, la persona puede no sentir la presión en los pies, el picotazo de un insecto, una rozadura o una herida en el pie que pueden llegar a infectarse y derivar en problemas mayores.

Si no se tiene buena sensibilidad en los pies, podemos quemarlos al sumergirlos en un baño de agua caliente o en parafina (cuando les regalamos un extra de hidratación). Si has perdido parcialmente la sensación en los pies debido a la neuropatía o por mala circulación en piernas y pies, podrías cortarte mal las uñas o el tejido alrededor de estas sin sentirlo.

Si a estos factores predisponentes ligados al propio organismo, le añadimos un modo de vida inadecuado, una mala higiene de la zona y un calzado incorrecto, un pie afectado por esta patología puede llegar a sufrir la formación de úlceras o incluso una necrosis.

Para minimizar al máximo este riesgo hay dos factores que podemos controlar por encima de todo: mantener la glucosa en la sangre próxima a los valores normales y cuidar los pies a diario.

Si eres diabético, en la higiene y el cuidado de tus pies debes seguir unas pautas rigurosas para evitar riesgos de cortes o de lesiones innecesarios:

  • Revisa tus pies todos los días. Puedes tener problemas graves en tus pies sin sentir dolor alguno. Cuando los inspecciones, mira si tienes alguna herida, llagas, manchas rojas, hinchazón o infección en la piel y en las uñas. Si descuidas una herida, por pequeña que parezca, puede infectarse y traer consecuencias graves
  • Mantén tus pies limpios, secos e hidratados.  Lávalos bien todos los días, con agua templada (ni muy caliente -que no supere los 37 grados- ni muy fría). Es aconsejable comprobar la temperatura del agua con un termómetro de baño o con el codo, ya que es frecuente que en los pies se pueda haber perdido la sensibilidad y no se perciba la temperatura realdel agua. A continuación sécalos bien con una toalla suave, especialmente entre los dedos.  Si la piel está muy seca (lo más probable porque al afectar al sistema nervioso autónomo suele estar disminuida la actividad de las glándulas sudoríparas y sebáceas), aplica una capa delgada de crema hidratante en la parte superior e inferior de los pies, pero ten precaución de no aplicarla en los espacios interdigitales, en esta zona puedes aplicar un talco suave (infantil) o almidón de maíz.
  • Mantén las uñas de los pies cortas.  Debes cortarlas con unas tijeras de punta roma o con cortauñas, sin apurar mucho el corte y siempre en línea recta para evitar que se “encarnen”. Es importante mantenerlas cortas porque las uñas largas o que crecen gruesas hacen presión en los dedos vecinos de los pies y pueden causar rozaduras y heriditas. Es aconsejable utilizar una lima para mantener pulir los bordes.
  • No empujes y menos aún cortes las cutículas. La cutícula crea una barrera entre la uña y la piel para proteger la uña de infecciones. Evita el problema de los cortes y las consiguientes infecciones.
  • No cortes las durezas y callosidades.  Para suavizar las durezas y las callosidades no utilices cuchillas o utensilios metálicos que puedan cortar o lesionar la piel de tus pies. Una magnífica opción por su efectividad y por su seguridad es utilizar las palas de pedicura Podorape.

Razones para utilizar la lima Podorape: elimina de forma rápida, cómoda, eficaz, indolora y segura las pieles muertas, durezas y callosidades de los pies, dejando la piel lisa y suave. Es mucho más eficaz que las piedras pómez y menos agresiva que los raspadores metálicos.  Es segura (elimina con suavidad las molestas callosidades sin ningún riesgo de corte y sin dañar la piel. Muy recomendada para los diabéticos), puede utilizarse tanto en piel seca como húmeda, tiene un diseño y un mango largo que permite una utilización cómoda, fácil y rápida, tiene dos caras abrasivas de distinto color: una cara de grano grueso (oscura) para limado de durezas y callosidades y una cara de grano fino (clara) para el acabado , es muy higiénica y totalmente reciclable (se lava con el chorro del grifo frotándola con un cepillito) y hay disponibles una gran variedad de colores que te permitirán personalizar la lima.

  • Evitar andar descalzo.
  • Utiliza un calzado adecuado. Es un punto muy importante en tu tratamiento. Escoge un calzado que se ajuste al pie y a la vez sea cómodo, te ofrezca buen soporte, estabilidad y protección. El interior del zapato debe ser suave y no debe tener costuras. La suela del zapato debe amortiguar el impacto al caminar (cuando estés probándolos, camina por una superficie dura, no por la alfombra) y ofrecer protección en caso de que pises un objeto punzante o cortante.
  • Visita regularmente a tu especialista. Es conveniente que tu médico te revise un par de veces al año, o tantas veces como él lo estime oportuno.El te aconsejará los cuidados que debes aplicar a tus pies, el calzado que más te conviene, etc…

¡No bajes la guardia! Y si crees que esta información puede ser útil para alguien que conoces...compártela.

Deja un comentario

* Campos requeridos