//

Blog de nutrición, salud y belleza

Los tipos de mascarillas faciales y su uso

Tipos de mascarillas faciales

Como comentamos en nuestro anterior post sobre los beneficios de las mascarillas faciales, éstas tienen un gran efecto sobre la piel y penetran muy profundamente. Así, las mascarillas tienen distintas acciones cosméticas según los ingredientes activos que posean. En cualquier caso, podemos encontrarlas en diferentes presentaciones: crema, arcilla, plásticas, gel,…, o las más novedosas "mascarillas en tisú”.

- Mascarillas en crema: se suelen utilizar sobre el contorno de los ojos y contienen    sustancias que se adhieren sobre la superficie de la piel facilitando que se conserve la  humedad.

- Mascarillas en polvo: suelen contener minerales (caolín, arcilla), sales, activos y elementos  refrescantes. Deben disolverse en una loción (tónico) para darles consistencia hasta  obtener una masa que una vez aplicada se retira con agua a los 20 minutos.

Mascarillas plásticas: Al mezclar el polvo con una solución (tónico), y aplicarse con espátula  sobre la piel, la mezcla se polimeriza acoplándose a la piel. Se deja actuar unos 20 minutos  y se retira de una sola pieza tirando de ella desde la parte inferior del rostro hacia arriba.

Mascarillas sólidas térmicas: tienen una textura similar a la parafina y funden a baja  temperatura. Su efecto térmico se debe a que al aumentar la temperatura provocan que la  piel transpire evitando al mismo tiempo la evaporación de la transpiración. Al mismo  tiempo, el calor funde la secreción sebácea, que es arrastrada al retirar la, limpiando los  folículos pilosebáceos. Este tipo de mascarillas suelen contener extractos de plantas ricas  en azuleno, descongestivas, antiinflamatorias y calmantes.

- Mascarillas en gel: actúan reteniendo agua en la capa superior de la piel y tienen un efecto  refrescante, suavizante y tonificante.

- Mascarillas en tisú: son el nuevo concepto de tratamiento profesional para utilizar en casa.  Se trata de una máscara preimpregnada de sérum. Se adaptada al rostro y se deja actuar  durante 15 minutos, no necesita aclarado. Las puedes encontrar impregnadas con diversos  tipos de sérum. Si la aplicas antes del maquillaje, este queda mucho más uniforme y tu  aspecto totalmente rejuvenecido.

Consejos para aplicar una mascarilla
1. Antes de aplicarla, limpia y tonifica tu piel. Utiliza productos limpiadores efectivos pero suaves, que respeten el manto hidrolipídico de tu piel.

2. Exfolia la piel del rostro, sobre todo si vas a aplicar una mascarilla reafirmante o humectante. Es la mejor manera de limpiarla en profundidad.

3. Respetar el tiempo de reposo que indique el producto. Aprovecha a darte unos minutos de descanso!

4. Si te aplicas una mascarilla que necesita retirarse con agua, procura que esté a temperatura cálida. Hazlo poco a poco para no estirar la piel.

¡Descubre el mundo de las mascarillas y luce tu piel siempre perfecta!

Deja un comentario

* Campos requeridos