//

Blog de nutrición, salud y belleza

Colágeno para rejuvenecer tu piel

colageno

¿Queréis mantener vuestra piel suave y radiante?

Cuando sonreímos, nos enfadamos o sencillamente cuando el sol nos da en los ojos, fruncimos el rostro. Con el tiempo, estos movimientos repetitivos crean en nuestra piel las llamadas líneas de expresión. La línea se forma porque las áreas del fruncido en la piel pierden colágeno y elasticidad. Algunas se van volviendo poco a poco más profundas y con el tiempo acaban convirtiéndose arrugas. Es como si las emociones constantes se moldearan en nuestro rostro en forma de arrugas y arruguitas.

Siempre que hablamos de tratamientos anti-envejecimiento, aparece la palabra “COLÁGENO” como una de las principales sustancias que ayudan a combatir las arrugas. El colágeno forma parte de nuestra propia piel, es el principal constituyente de la dermis, a la que aporta estructura, flexibilidad, tonicidad y elasticidad.  El espacio entre las fibras de colágeno contiene una proteína llamada elastina la cual ayuda a que la piel regrese rápidamente a su posición original después de haber sido estirada, y agua que sirve para lubricar la red de soporte del colágeno manteniéndolo flexible. Un dato interesante sobre las fibras que constituyen la dermis: tenemos mucho más colágeno que elastina.

Del total de fibras de la dermis, el 75% son de colágeno frente al 4% que son de elastina.

Con el paso del tiempo, las fibras de colágeno se aflojan, la elastina pierde su elasticidad, el agua se evapora y... las arrugas se acentúan. Incluso con una piel cuidada e hidratada el inexorable paso del tiempo provocará una pérdida de las fibras de colágeno normales, que poco a poco irán siendo sustituidas por otras con nula elasticidad y carácter amorfo.

En una ocasión comentaba Maribel Yébenes: "el secreto del asunto del cremerío no es tanto su poder rejuvenecedor o antiarrugas, sino la capacidad de reafirmar la piel. Lo importante es quitar el aspecto de cansancio, no que haya arruga. Hay caras de 25 años que tienen arruguitas de expresión y están estupendas”.

Colágeno es sinónimo de algo maravilloso para la piel, y sin embargo su mayor enemigo es el paso del tiempo.

Es por ello que las distintas marcas de cosmética insisten sobre todo en el cuidado de las fibras de colágeno. Los tratamientos dermatológicos y cosméticos a base de colágeno son indispensables para combatir el proceso inexorable de la edad y retrasar sus efectos sobre la piel. Nos ayudan a restituir el colágeno que vamos perdiendo y nos ayudan a mantener la piel firme, hidratada, teresa y joven. Deben ser utilizados a partir de los veinticinco años, para prevenir las arrugas y un envejecimiento prematuro.

El colágeno produce un efecto tensor y rehidratante a la piel, mantiene la humedad y disimula las arrugas faciales, acné, pliegues y depresiones de la piel. Una gran ventaja del colágeno es su total compatibilidad con las células cutáneas y su asimilación por todo tipo de pieles, incluso las más sensibles.

Cuando se aplica un cosmético con colágeno, la humedad presente en la piel tiende a permanecer en ella, contribuyendo a que la piel permanezca suave y elástica, y retrasando el deterioro cutáneo y la aparición prematura de arrugas. Los productos de cosmética que contienen colágeno pueden suavizar la profundidad de las arrugas de expresión a través de ingredientes específicos que tras su aplicación repetida son capaces de incrementar en volumen, rellenando y elevando el surco de las arrugas para reducir su profundidad.

La industria cosmética pone a nuestra disposición tratamientos de colágeno en productos faciales, corporales y capilares: Helena Rubinstein con su línea Collagenist, L'Óreal, Germaine de Capuccini, Trataderm de Cosmética Farmasierra, Jeunesse, Xhekpon, etc., dando cobertura a las posibilidades de todos los bolsillos.

Desde NS&B (www.nsyb.com) te recomendamos el Serum Reafirmante Collagen Care y la Crema Trataderm 50, dos productos elaborados con colágeno marino soluble que ayudarán a tu piel a reforzar la capacidad de hidratación y retención de agua, volviéndola más joven y bella.