//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Qué es el factor de protección solar (FPS)? ¿Cuál elijo?

Factor de protección solar

Llegan los días más largos y la necesidad de aprovechar los rayos de sol. La temporada de terrazas, comenzar a broncearnos e incluso hacer alguna escapada a la playa ya ha comenzado; pero antes de todo esto, debemos dedicarle unos minutos a nuestra piel. 

 

El sol emite diferentes tipos de radiaciones responsables de efectos beneficiosos y perjudiciales sobre la piel, entre las que podemos destacar los rayos ultravioleta (UVA y UVB) y los infrarrojos (IR).

 Radiación UVA  Radiación UVB  Radiación IR
 Pigmentación inmediata  Bronceado  Acción calorífica
 Alteraciones del ADN  Síntesis de vitamina D  Enrojecimiento
 Fotoenvejecimiento  Eritema actínico  Aumento de  temperatura
 Fotocarcinogénesis  Engrosamiento del estrato  córneo
 Fototoxia y fotoalergia  Alteraciones del sistema  inmunitario  
 Alteraciones del sistema      inmunitario  Fotocarcinogénesis  

 

La exposición inadecuada al sol puede provocar insolaciones, quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, alteraciones del sistema inmunitario, afecciones oculares y cáncer de piel.


pielPara evitar estos efectos adversos se ha desarrollado un tipo especial de productos cosméticos, los protectores solares o fotoprotectores.

Los fotoprotectores contienen unas sustancias denominadas filtros que actúan reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel. Pueden ser de dos tipos:

 

  • Filtros físicos: sustancias impermeables a la radiación solar, que crean una pantalla en las zonas donde se han aplicado y  reflejan la luz. Impiden el paso de los rayos ultravioleta y de los infrarrojos. Los más utilizados son: el óxido de zinc, el dióxido de titanio y la mica.

 

  • Filtros químicos: absorben la radiación solar ultravioleta. Algunos de los más utilizados son las benzofenonas, los derivados del alcanfor y del dibenzoilmetano, así como los de los ácidos cinámico y sulfónico.

 

Para cuantificar la capacidad de filtro de los fotoprotectores, se utiliza el denominado Factor de Protección Solar (FPS). Se trata de un número que nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura.

 

Por ejemplo, si una persona es capaz de permanecer 5 minutos bajo el sol sin quemarse, la elección de un fotoprotector FPS 15 le proporcionaría una protección 15 veces superior, es decir, podrá permanecer  bajo el sol sin quemarse durante 1 hora y cuarto.

 

Según la Unión Europea y la Food and Drug Administration (FDA) el factor de protección solar (FPS) máximo reflejado en el etiquetado recomendado  es el FPS50+. Un FPS superior no tiene una protección significativa acorde con la numeración y puede confundir al consumidor.

 

De forma explicativa, los fotoprotectores con un FPS15 filtran aproximadamente el 93% de los rayos UVB, los de FPS30 filtran alrededor del 97%, los de FPS50 alrededor del 98% y los fotoprotectores con un FPS100 aproximadamente el 99%. De ahí la recomendación de reflejar como máximo un FPS50+ en el etiquetado del producto, ya que un índice de protección mayor, no es directamente proporcional a la protección obtenida.

 

Existen unas recomendaciones para la elección del FPS del fotoprotector dependiendo del tipo de pielEn cuanto a la capacidad protectora de los fotoprotectores sobre la piel al entrar en contacto con un medio húmedo, existen dos términos a conocer:

 

  • Water resistant: cuando el fotoprotector no ha perdido su capacidad protectora después de 40 minutos de inmersión en el agua.

 

  • Waterproof: cuando el fotoprotector no ha perdido su capacidad protectora después de 80 minutos de inmersión en el agua.

 

Este verano, relájate, descansa y disfruta de tus vacaciones ¡protegiendo tu piel!

Deja un comentario

* Campos requeridos