//

Blog de nutrición, salud y belleza

Sequedad vaginal: recupera tu hidratación íntima

Sequedad Vaginal

¿Te hidratas a diario la cara? ¿y el cuerpo? ¿y las manos? Pues en muchos momentos de la vida es importante que también incluyas cuidados especiales para hidratar tu zona íntima.

La sequedad vaginal es un problema que experimentamos una de cada tres mujeres en algún momento de nuestra vida. Es un problema íntimo muy frecuente, pero del que a veces todavía sentimos reparos de hablar, y por ello sigue siendo un tema que produce a muchas mujeres una gran incomodidad y puede afectar a nuestras relaciones. Y no debería ser así.

¿Qué hacer en estos casos? Ante una inquietud o molestia física siempre debemos consultar a nuestro ginecólogo. Para él no hay preguntas tontas o incómodas, sólo soluciones a tus problemas. Ignorar el tema no trae más que intranquilidad y malestar, tanto físico como emocional. ¿Por qué estar preocupada por algo que es perfectamente natural y puede tener fácil solución?

La sequedad vaginal es una de las causas principales de dispareunia (dolor durante la relación sexual). El síntoma más común de la sequedad vulvovaginal es el dolor durante la relación sexual por la falta de lubricación de la mucosa vaginal, imprescindible para soportar la fricción. Otros indicios pueden ser, picazón, sensibilidad, irritación o inflamación de la zona íntima.

En algún momento de la vida, toda mujer sufre de sequedad vaginal. La lubricación es el resultado de la actividad de diversas zonas genitales y por lo tanto varias pueden ser las causas de esta falla.

Las zonas del aparato genital femenino capaces de producir una secreción que lo mantiene normalmente lubricado y húmedo son:

Flucosil

1. La vulva
La vulva es la parte visible del aparato genital femenino, la zona a través de la cual la vagina comunica con el exterior.
El fluido que lubrica la zona vulvovaginal está formado por:
• el moco producido por las glándulas del cuello,
• el líquido trasudado de las paredes vaginales y
• la secreción de las glándulas vulvares.
Este fluido se segrega en cantidad diferente según el momento del ciclo menstrual y por acción de los estímulos sexuales.
No debemos confundir el fluido normal con la secreción (generalmente maloliente) producida por inflamación de estos órganos que puede acompañarse de prurito y ardor (que precisa de una consulta con el ginecólogo).

2. El cuello del útero
Situado en la parte inferior del útero. En su interior tiene un conducto (canal cervical) que termina en un orificio que se abre en la parte superior de la vagina. El canal cervical está recubierto por múltiples glándulas pequeñas que producen el “moco cervical”, una secreción espesa, transparente y filante (parecida a la clara de huevo), que ocupa este conducto y gotea en la vagina. El moco cervical sirve para vehiculizar los espermatozoides al interior del útero durante la fecundación y su cantidad y calidad está influenciada por los estrógenos (hormonas ováricas), que lo hacen más abundante y fluido durante la ovulación.

3. La vagina
Es un conducto muscular, muy elástico, recubierto por un tejido formado por varias capas de células, pero que no tienen glándulas, por lo que su secreción se produce por trasudación de líquido a través de su superficie.
Su función es comunicar el aparato genital interno con el exterior, permitiendo de ese modo la salida de la menstruación todos los meses, el nacimiento del bebé y también es el lugar donde ocurren las relaciones sexuales.

El revestimiento vaginal está muy influenciado por la acción de los estímulos sexuales que a través del sistema nervioso neuro-hormonal puede modificar su secreción produciendo una mayor humedad y lubricación, junto a la misma acción de los estrógenos predominantes en determinados momentos del ciclo. De esta manera, a través de ambos mecanismos el revestimiento vaginal puede transformarse en más grueso, más húmedo y mejor lubricado.

Pues bien, la falta de lubricación de toda esta zona puede ser un síntoma esporádico o permanente, y según la causa que lo origine, puede resolverse o mejorarse claramente utilizando un hidratante íntimo.

Es importante saber que la sequedad vulvovaginal puede estar originada por diversas causas. En algunos casos puede producirse por causas orgánicas, otras por causas psíquicas (motivos personales como la desmotivación, posiblemente subsanable participando en juegos sexuales) y otras por enfermedad, en cuyo caso se requerirá la asistencia de un especialista.

Causas orgánicas:
• La falta de estrógenos en el organismo es una de las causas más frecuentes de que exista sequedad, habitual en las mujeres durante la menopausia o cerca de pasar a esta fase y también en las que tienen un ciclo menstrual alterado.
• Algunos anticonceptivos también son responsables de la sequedad, según sus efectos secundarios, por ejemplo, los que tienen entre sus componentes excesos androgénicos y son bajos en estrógenos a la vez.
• Algunos medicamentos también son capaces de bajar la producción de lubricación vaginal.
• Otras causas a las que se les da menos importancia pero que pueden motivar una disminución de la lubricación son: el período post-parto, el período de lactancia, la diabetes, una intervención quirúrgica o una infección vaginal.

Causas psíquicas:
• El principal motivo es el conjunto de temores que se tienen respecto a la sexualidad, verdaderos o falsos, pero que influyen en la facilidad para lubricar vaginalmente. Es importante saber que las mujeres a las que no les resulte agradable el sexo o la pareja, serán las más propensas a tener sequedad vaginal.
• Otra causa puede ser la frecuencia con que se mantienen relaciones sexuales. Las mujeres con relaciones esporádicas son más propensas a tener sequedad vulvovaginal que las que mantienen una vida sexual activa, independientemente de la edad u otro factor.

Independientemente de la causa que lo produzca, la sequedad vaginal puede ser mejorada o resuelta mediante la utilización de un producto hidratante vaginal.

¿Cuándo se recomienda utilizar un gel hidratante vaginal?

Las fluctuaciones hormonales de estrógenos pueden estar relacionadas con muchos procesos y situaciones normales en la vida de la mujer:

• Menopausia y posmenopausia, al cesar la función ovárica y disminuir de manera marcada los niveles de estrógenos.
• En tratamientos de quimioterapia y radioterapia.
• Después del parto, sobre todo si se ha practicado una episiotomía.
• Lactancia.
• Después del ciclo menstrual.
• Tras una intervención quirúrgica (ovariectomía).
• Toma de anticonceptivos y otros medicamentos.
• Hipersensibilidad en la zona debido a estrés, productos químicos (jabones, … ) o utilización de ropa interior a base de fibras sintéticas o muy apretada.
• Uso de tampones.

¿Es seguro utilizar un hidratante vulvovaginal?

Rotundamente, “Sí”.
Muchas mujeres piensan seguramente que este tipo de productos no son para ellas. Al no estar suficientemente informadas, creen que pueden llegar a sufrir algún malestar al utilizarlo o incluso que sus parejas se encuentren incómodas por el uso del producto. Al contrario, ¡lo que sí es incómoda es la sequedad!

El empleo de un gel vulvovaginal con capacidad hidratante y protectora del epitelio vaginal ayuda a prevenir la sequedad, estimulando la regeneración de la mucosa vaginal a la vez que mejora su lubricación.

Flucosil

La sequedad vaginal es un problema frecuente, pero con una solución sencilla. Por ello queremos hoy hablarte de Flucosil, un gel hidratante vulvovaginal enriquecido con ácido hialurónico, indicado para combatir los síntomas de sequedad, irritación y picor de la mucosa vaginal. Con acción hidratante y filmógena, a la vez que calmante, protectora y regenerante de la mucosa vaginal.
Flucosil Gel vulvovaginal ofrece un gran alivio en la sequedad vulvovaginal, mejorando la deshidratación, el picor y la regeneración y estabilización de la mucosa de la zona, alterada por la disminución y fluctuaciones de los niveles de estrógenos.
Sequedad Vaginal

¿Qué activos contiene Flucosil Gel vulvovaginal?

Flucosil es un gel hidratante vaginal enriquecido con:

Ácido hialurónico de alto peso molecular. Por su gran capacidad de retener agua, rehidrata en profundidad a la vez que aporta elasticidad, lubricación y un efecto filmógeno protector y regenerador del epitelio vaginal que favorece el rejuvenecimiento de la epidermis de la zona.
Biosaccharide Gum-1 (un polisacárido con alto poder hidratante). Forma una fina película sobre la mucosa vaginal, evitando la deshidratación y aportando elasticidad a la mucosa.
Ácido láctico (componente natural del manto cutáneo de piel y mucosas), asegura un pH ligeramente ácido, habitual en la zona íntima por la acción del bacilo de Döderlein sobre el glucógeno epitelial; evitando de esta manera infecciones por flora oportunista. A su vez, ayuda a suavizar, hidratar y acondicionar la epidermis.
Glicerina, que, por su acción humectante, suavizante e hidratante, proporciona una sensación refrescante y ayuda a retener la humedad en la epidermis, mejorando la sintomatología de la sequedad vaginal.

¿Qué características tiene Flucosil Gel vulvovaginal?
 Mayor poder hidratante por su contenido en ácido hialurónico.
 Mucoadhesivo.
 No hormonal.
 Incoloro. Inodoro. Sin parabenes. Sin perfume.
 Compatible con el uso de preservativos.
 pH fisiológicamente compatible con el pH de la zona íntima. No altera la flora normal de la zona.
 No mancha
 Y está testado bajo control Ginecológico.

La sensación que produce Flucosil al aplicarlo en la zona íntima es muy similar a la provocada por la lubricación natural. Mujeres que han probado Flucosil sienten que su uso no sólo les devuelve las relaciones íntimas, sino que además genera una experiencia de pareja interesante.

Deja un comentario

* Campos requeridos