//

Blog de nutrición, salud y belleza

Gases: Cómo mejorar este malestar del Colon Irritable

Hinchazon

Más de un 20% de la población mundial padece Colon Irritable o Síndrome de Intestino Irritable (SII), una patología que se caracteriza por producir malestar y dolor, y que perjudica o limita en gran medida la calidad de vida de quien lo padece.
Muestra una clara predilección por las mujeres (14-24 por ciento frente al 5-19 por ciento en los varones). Suele aparecer antes de los 35 años, y su incidencia suele disminuir a partir de los 60 años.

A pesar de estos datos tan significativos, hasta el momento los especialistas no tienen claro por qué se genera este cuadro o conjunto de síntomas, y por ello hoy en día los investigadores continúan trabajando intensamente para conseguir establecer una relación causa-efecto para el Colon Irritable.

Actualmente, las investigaciones apuntan a que el Colon Irritable está directamente relacionado con una alteración de la flora intestinal, sin embargo, es importante consultarlo con un especialista para que este pueda descartar otras patologías o enfermedades intestinales y establecer un diagnóstico correcto.

Una vez sabido que lo que se padece es Colon Irritable, es posible que tengáis alguno o varios de estos síntomas o molestias: gases, hinchazón, dolor abdominal, alteraciones del ritmo intestinal manifestadas en forma de estreñimiento y/o diarrea.

Los gases: ¿Por qué es tan frecuente este síntoma en el Colon Irritable?

Los gases, junto a la hinchazón abdominal, son los dos síntomas más comunes entre los pacientes de Colon Irritable. Casi un 80% de las personas que padecen este Síndrome sufren este malestar.

Es fácil confundir las molestias que producen los gases “gases” con la hinchazón e incluso con el estreñimiento. En realidad, lo que sucede es que los tres están directamente relacionados. El estreñimiento puede favorecer la formación de gases, y el acúmulo de gases suele provocar hinchazón.

El meteorismo (gases) y la distensión abdominal (hinchazón) se desarrollan progresivamente a lo largo del día y suelen ser referidas por los pacientes con Colon Irritable de manera conjunta como "exceso de gases". Los gases aparecen con mayor frecuencia después de comer algunos alimentos. Aunque como hemos dicho en otras ocasiones, la dieta no tiene por qué ser la única causa de tener gases, sí es importante cuidar la alimentación para ayudar a mejorar este síntoma del Colon Irritable.

Los alimentos recorren los 10-12 metros que tenemos de intestino (una persona adulta tiene 7-9 metros de intestino delgado más 1,5 metros de intestino grueso), durante las 24 horas que dura la digestión. Por ello, a veces es normal tardar unas horas en notar los síntomas y en poder identificar cuáles son aquellos alimentos que menos te convienen. Además, algunos nutrientes se perderán por el camino, ya que cuando tenemos Colon Irritable, nuestra microbiota pierde algunas de las bacterias que forman parte de la flora intestinal equilibrada.

“Evita las frituras y cocina preferentemente al horno, plancha o guisado."

¿Qué podemos hacer para mejorar esta sintomatología?

Una vez que hemos localizado los gases entre los síntomas de Colon Irritable,  toca ver qué puedes hacer para mejorarlos y sentirte mejor.
Una dieta adecuada puede ayudarte a prevenir o a reducir los síntomas del Colon Irritable, y el en caso de los gases este punto es fundamental. Aunque cada paciente llevará una dieta u otra según su caso particular, lo adecuado es consultar cualquier duda que te surja con un especialista.
Ten muy en cuenta que es igual de importante comer bien como saber de qué manera hacerlo. Es decir, llevar una dieta adecuada y tener, además, unos buenos hábitos de alimentación. La suma de ambos te ayudará a llevar mejor esta patología:

1• Frecuencia y cantidad: comer poca cantidad varias veces al día favorece la digestión y ayuda a evitar la sobrecarga del intestino.
2• Mastica mucho y despacio.
3• Procura comer siempre a la misma hora.

Como norma general es recomendable que las comidas sean pobres en grasas. Evita las frituras y cocina preferentemente al horno, plancha o guisado.
Para reducir la formación de gases y limitar las molestias que provocan, es aconsejable eliminar algunos alimentos de tu dieta, como algunas frutas cítricas, productos lácteos, bebidas con gas, las coles, las legumbres, y las bebidas alcohólicas.

Un componente importante de la dieta a la hora de tratar el Colon Irritable, y que merece una consideración especial, es la fibra.
Hay dos tipos de fibra: la fibra soluble (en frutas como las manzanas, las zanahorias, las patatas, la pasta y la avena), que el cuerpo puede digerir con facilidad, y la fibra insoluble, que el cuerpo no puede digerir.

Si padeces gases con el Colon Irritable deberás reducir también alimentos con mucha fibra insoluble, y si padeces de estreñimiento es recomendable ingerir más fibra soluble.

Algunas infusiones, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y relajantes, pueden ayudarte a reducir los gases intestinales y las flatulencias: manzanilla, anís, menta, hinojo y melisa son las más eficientes. Es posible que los gases tengan algún tipo de relación con un momento de estrés o de ansiedad y las infusiones, además de ayudar a tener una mejor digestión también son excelentes relajantes.

Es muy importante mantener una buena hidratación. Bebe suficiente agua porque si no estás bien hidratado, el cuerpo absorbe el agua de las heces, lo que provoca una difícil evacuación y agrava los dolores.

Y finalmente, acompaña tu dieta equilibrada con deporte de media intensidad y con ejercicios de relajación. Todo ello te ayudará a estimular las contracciones de los intestinos, a mejorar el tránsito intestinal, a la salida de gases, a evitar el estreñimiento y en definitiva a mejorar tu estado general.

Tratamientos complementarios para una mejoría

Habéis cambiado la dieta para mejorar el tránsito intestinal y estáis llevando una vida sana y saludable. Una vez que ya sabéis qué dieta es la más adecuada, se puede complementar con probióticos. Los probióticos son microrganismos vivos que llegan a nuestro intestino para ayudar a equilibrar la flora intestinal o microbiota.
Cada probiótico contiene una o varias cepas diferentes, que van a realizar unas funciones concretas en el intestino. En el caso de Alflorex®, un complemento alimenticio que contiene la cepa Bifidobacterium infantis 35624™ , ayuda a prevenir la invasión de bacterias causantes de inflamación del colon y por otro lado la hipersensibilidad visceral. Además, mejora los síntomas habituales del Colon Irritable como, los gases, la diarrea, el estreñimiento o la hinchazón.

Deja un comentario

* Campos requeridos