//

Blog de nutrición, salud y belleza

Consejos para elegir tu repelente antimosquitos

picaduras de mosquito

Salir al jardín a tomar el sol, celebrar una barbacoa en la sierra con tus amigos o simplemente, caminar por el paseo marítimo de nuestro destino vacacional, son actividades habituales durante las vacaciones de verano. A pesar de que son rutinas que disfrutamos mucho, estos meses de calor también traen consigo un castigo incesante que a muchos nos desespera cada día, y especialmente cada noche: las picaduras de mosquitos.

Las molestias dependerán del tipo de mosquito que nos haya picado y de la zona en la que nos movamos. Podemos ser testigos de la picazón e hinchazón típicas de la picadura de un mosquito tigre o incluso, contraer enfermedades como la malaria o paludismo, el dengue y el virus zica, si nos encontramos viajando en países tropicales.

Según sea tu situación te damos varios consejos para que escojas adecuadamente tu repelente antimosquitos:

1. Lee los ingredientes de la etiqueta: según sea tu destino vacacional debes elegir un pesticida u otro porque no todos los insectos actúan del mismo modo.

Si tu destino es España o Europa, puedes elegir un repelente que contenga Picaridin (o KBR 30223), IR3535 o Citronella. Te servirán para controlar las picaduras de los mosquitos e insectos habituales. No es necesario un activo más fuerte ya que no existe riesgo de que transmitan enfermedades peligrosas para nuestra salud.

Si de lo contrario, vas a viajar con un clima tropical como puede ser por ejemplo Tailandia, Indonesia, Brasil, México…es mejor seleccionar productos cuyo ingrediente activo sea el DEET (N,N-dietil-meta-toluamida). Podrás encontrarlo con un porcentaje mayor o menor de este activo, todo dependerá de la zona de riesgo que vayas a visitar. Si tienes dudas, consulta a un médico especializado en enfermedades tropicales. Él te asesorará.

2. Sigue bien las instrucciones: aplica repelente sobre la piel o la ropa, según indique el fabricante. Añádelo en la frecuencia y cantidad indicada en la etiqueta. Si lo aplicas sobre la piel, acuérdate de ducharte con agua y jabón cuando vuelvas a casa.

3. El orden sí importa: si vas a exponerte al Sol y también utilizas protector solar, es importante que apliques ambos productos siguiendo un orden. Es recomendable aplicar primero el protector solar y luego el repelente. No obstante, si la frecuencia del protector solar es mayor, puedes volvértelo a aplicar sobre el propio repelente.

4. Zonas prohibidas: cubre bien todas las zonas expuestas de tu cuerpo pero ten cuidado con determinadas zonas como la parte interna de la nariz o los ojos. Como muchos otros productos, tampoco es recomendable aplicarlo sobre heridas, cortes o piel irritada.

5. Especial cuidado con los niños: en niños menores de 3 años no es recomendable utilizar productos que contengan Citronella, como tampoco pueden usarse repelentes que contengan DEET en bebés menores de 2 meses.

Si utilizas repelente nunca lo apliques en las manos de los niños porque se las llevan fácilmente a los ojos. Aplícalo primero en tus manos y extiéndelo delicadamente sobre su piel.

6. Vuelve a aplicarlo: si te has dado un baño en la piscina o el mar, sudas mucho o notas que los insectos vuelven a molestarte, no dudes en aplicarlo de nuevo.

Esperamos que estos consejos te ayuden a pasar unas vacaciones a salvo de picaduras. Si tienes alguna consulta sobre los riesgos de picaduras en países tropicales, no dudes en preguntar a tu médico.