//

Blog de nutrición, salud y belleza

¡Que la menopausia no influya en tu vida íntima!

pareja madura

Como comentamos en anteriores posts, la sequedad vaginal es una situación molesta y frecuente en la mujer. Es una de las consultas más habituales en ginecología cuando llega la menopausia, porque causa un deterioro de las relaciones sexuales en calidad y cantidad. No es cómoda para la mujer porque durante la práctica sexual sufre el dolor causado por la sequedad y la consecuente irritación.

En condiciones normales, la pared vaginal está recubierta de una fina capa de moco formada por lípidos y agua, que se denomina moco o flujo vaginal. Esta capa es la responsable de mantener un correcto estado de lubricación en la zona y una adecuada hidratación que, previene la sequedad vaginal y el desarrollo de infecciones.

La sequedad vaginal es común en la menopausia y en ocasiones impide disfrutar de una vida sexual plena

Hasta que a la vida de la mujer llega ese temido momento: la menopausia. Durante esta etapa, la reducción de los niveles de estrógenos de nuestro cuerpo disminuyen y también sus efectos beneficiosos. Esta reducción hace que muchas mujeres experimenten sequedad vaginal y pérdida de elasticidad. La piel y las mucosas a nivel urinario y vulvo-vaginal se vuelven más delgadas y disminuye su elasticidad, la entrada a la vagina se estrecha y se hace menos flexible, por lo que la penetración es más dolorosa. La secreción del moco vaginal puede reducirse de tal manera que acaba provocando la pérdida de hidratación y lubricación que tiene la vagina de la mujer en condiciones normales provocando:

        • Irritación, escozor y picor en la zona genital.
        • Molestias genitales e incluso síntomas urinarios.
        • Alteraciones de la flora vaginal y mayor vulnerabilidad a las infecciones vaginales.
        • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia).

De la misma manera que cuidas la hidratación de tu rostro, tus manos, tu cuerpo…, cuando llegue la menopausia no dejes de cuidar tu zona más íntima.

¿Qué hacer para seguir disfrutando de tu vida íntima?

Lo primero de todo, consulta a tu ginecólogo. Es importante descartar en primer lugar estados delicados en los que sea necesario seguir un tratamiento vaginal específico (sustitutivos de estrógenos, …).

Utiliza un gel vulvo-vaginal hidratante y lubricante que te garantice esa hidratación natural disminuida. Desde Nutrición, Salud y Belleza te recomendamos Flucosil, porque tiene una composición única que le aporta una textura y viscosidad similares a los de la mucosa vaginal, con un pH muy afín. Así no te sentirás rara al utilizarlo.

Se ha comprobado que con su uso, la mayoría de las mujeres experimentan una mejoría significativa de la sequedad vaginal, pero es que, además, no contiene compuestos hormonales.

Deja un comentario

* Campos requeridos