//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Sabes cómo cuidar tus pies para sentirte mejor?

Los pies nos llevan, traen y soportan literalmente nuestro peso. Tienen una construcción maravillosa y casi nunca se quejan. ¡Cuídalos, se lo merecen! Los pies, a pesar de su ardua labor, son una parte del cuerpo sensible y delicada que necesita de ciertos cuidados para mantenerse sanos y bonitos. Tienen una estructura tan fuerte que podemos abusar de ellos durante años antes de sentir algún malestar, pero la incansable labor de los pies no es siempre bien agradecida.  

A lo largo de todo el año los pies son la parte del cuerpo que más sufre. Durante el invierno se pasan la mayor parte del día “encerrados” en medias, calcetines y un calzado apretado, a veces no confortable para el pie, y durante el verano los sometemos a los efectos del sol, el calor, la playa, .... La humedad a la que están expuestos constantemente provoca muchas veces la aparición de hongos, mal olor.... Como resultado de todo ello los pies muchas veces responden con sequedad, endurecimientos (callos, juanetes), uñas encarnadas, pellejos, etcétera. Hay momentos en que nuestros pies son un verdadero despropósito: durezas, piel deshidratada, uñas amarillentas... síntomas de largas temporadas sin prestarles atención.   En definitiva, los pies trabajan muy duro y a veces reciben poca atención. Por eso, y porque durante todo el día aguantan el peso del cuerpo y nos mantienen estables, no debemos olvidarnos de ellos y conviene dedicarles un ratito, al menos una vez a la semana. ¡Se lo merecen!   A continuación te damos algunos consejos y recomendaciones útiles para el cuidado diarios de tus pies. Con ellos, no solamente ayudaras a tener tus pies más bonitos, verás cómo si tienes constancia y dedicación lograras mantenerlos sanos. No te olvides de que todo el peso del cuerpo descansa sobre ellos, por lo que es imprescindible prestarles la debida atención, para que puedan realizar sin problemas su misión. Si quieres evitar futuros problemas, recuerda que “es mejor prevenir que curar”:

1. Lava los pies a diario. Los pies sudan mucho, por lo que requieren limpieza frecuente y debes tratar de mantenerlos secos para evitar el mal olor y las infecciones causadas por hongos.

2. Seca bien los pies después de lavarlos, especialmente las uñas y los espacios entre los dedos. El exceso de humedad y el calor favorecen la proliferación de hongos, virus (papilomas) y bacterias.

3. Mantén las uñas bien cortadas. El mejor momento para cortarlas es después de la ducha, cuando las uñas están más blandas. Utiliza un instrumento adecuado como cortaúñas, alicates o unas tijeras de punta roma. No debes cortarlas demasiado (deja que la uña sobresalga al menos 1 mm por delante del pulpejo del dedo) y el corte ha de ser recto (cuadradas) para evitar que las uñas se te encarnen.

4. Elimina las durezas con un pulidor específico para callosidades y durezas, presentando especial atención a los talones y zonas laterales de los dedos “gordos”. Así conseguirás desgastar el exceso de capa córnea que hay en la planta de los pies, todas esas zonas de piel endurecida y gruesa que se forma por la excesiva presión o fricción. Quitarás las asperezas y callos, dejando la piel fina y suave y con un color y aspecto mucho más bonito.

Para eliminar las durezas encontrarás en el mercado diversos instrumentos, desde la clásica piedra pómez a muchas marcas de limas y pulidores de distintas marcas, pero por sus características, efectividad y seguridad , desde NSyB  nutricionsaludybelleza.es  te recomendamos utilizar la lima-raspador “Podorape”.

  Razones para usar la pala de pedicura Podorape: lima podorape

  • Elimina de forma rápida, cómoda, eficaz e indolora las pieles muertas, durezas y callosidades de los pies, dejando la piel lisa y suave. Es mucho más eficaz que las piedras pómez y menos agresiva que los raspadores metálicos.
  • Es segura. Elimina con suavidad las molestas callosidades sin ningún riesgo de corte y sin dañar la piel. Muy recomendada para los diabéticos.
  • Puede utilizarse tanto en piel seca como húmeda.
  • Tiene un diseñoy un mango largo que permite una utilización cómoda, fácil y rápida.
  • Tiene dos caras abrasivas de distinto color: una cara de grano grueso (oscura) para limado de durezas y callosidades y una cara de grano fino (clara) para el acabado.
  • Es muy higiénica y totalmente reciclable. Se lava con el chorro del grifo frotándola con un cepillito.

5. Mantén la piel bien hidratadapara evitar asperezas, callos y grietas.

La sequedad y grietas en los pies se originan generalmente por una ausencia anormal de sudoración en respuesta al calor (a pesar de que el talón está diseñado para absorber cada impacto con una gran red de celdillas grasosas, si éste no está lo suficientemente hidratado, el contorno se pellizca y se rompe) y suelen ser indicativos de una falta de atención. Las grietas, sobre todo las del talón, también se deben a los calzados inestables que permiten desplazamientos laterales. El remedio más eficaz es una adecuada hidratación -cada vez que te duches- y limitar el uso de los zapatos con el talón al aire para que no se reseque.

La dureza o hiperqueratosis es un engrosamiento de la epidermis en zonas amplias. Las hiperqueratosis son resultado de una sobrecarga continua en zonas de apoyo. Suelen estar localizadas en la planta del pie o en el talón. En la planta pueden estar localizadas bajo una cabeza metatarsal o varias de ellas en función de la patología asociada de la que se padezca. En el talón, aunque también son debidas a sobreapoyo, la falta de hidratación y cuidados puede convertir un acúmulo de queratina en grietas dolorosas y profundas.

El callo, heloma o tiloma es un acúmulo de queratina de bordes circunscritos y delimitados. Suelen aparecer por roce, presión o compresión cuando el calzado no se adapta a la forma y movimiento del pie. Los más habituales son las durezas en la planta de los pies, los callos sobre los dedos y los ojos de gallo interdigitales.

Los helomas son causa de la presión o fricción anormal mantenida sobre la piel ya sea del calzado o de una estructura ósea vecina (irregularidades, exostosis o prominencias óseas). Los más habituales pueden aparecer en el dorso de los dedos, entre medias de ellos y debajo de las uñas.

En el centro de la masa córnea puede aparecer un núcleo duro coloquialmente llamado “clavo”.

¿Cómo prevenir su aparición?

  • Lleva calzado cómodo y fisiológico (con tacón no mayor de cuatro cm y puntera adaptada a la forma y dimensiones de los dedos del pie).
  • Utiliza calcetines de fibras naturales (algodón o lana).
  • Mantén una hidratación adecuada con cremas a base de urea.

Aplícate diariamente una crema hidratante específica que incorpore activos emolientes e hidratantes, para suavizar y mantener la piel de los pies nutrida e hidratada. Masajea la crema con movimientos circulares por todo el pie, insistiendo en las zonas duras como tobillos y planta, especialmente talones para evitar las grietas.  El talón es la parte del pie que más hidratación necesita.   Desde NSyB nutricionsaludybelleza.es te recomendamos la Crema de manos Reparadora TRATADERM®, una crema específicamente formulada para el tratamiento, protección y reparación de las manos secas, agrietadas o estropeadas, codos, rodillas, tobillos y talones.   Gracias a su elevado contenido de Urea, Aloe Vera, Alantoína, Glicerina y Ácido Láctico, esta crema conseguirá hidratar, nutrir, suavizar y proteger todas esas zonas resecas del pié. Presenta una excelente absorción y no deja tacto graso.   Si dispones de tiempo, aprovecha para darte un automasaje, centrándote en las zonas de más presión: el talón y la línea donde comienzan los dedos. Presiona con tu mano en forma de puño, haciendo fuerza durante 2 o 3 segundos, repitiendo aproximadamente 5-7 veces. Verás cómo te descansan los pies y conseguirás que la crema penetre mejor en la piel.