//

Blog de nutrición, salud y belleza

La vuelta al trabajo y el síndrome posvacacional

 
Coincidiendo con la finalización de las vacaciones y la incorporación al trabajo, muchas personas padecen una serie de trastornos de naturaleza física y mental que afectan a la salud y limitan sus capacidades.
 

 
Es el "síndrome posvacacional", se puede definir como el estado que se produce en las personas al fracasar en el proceso de adaptación entre un período de vacaciones y de ocio con la vuelta a la actividad ordinaria, produciendo molestias y trastornos que nos hacen responder con un menor rendimiento a nuestras actividades rutinarias. Este síndrome, que afecta generalmente a personas menores de 50 años, se manifiesta como un estado de malestar genérico, a través de diversas alteraciones con rasgos comunes, tanto físicas (como fatiga, debilidad generalizada, dolores musculares, falta de sueño, de apetito o de concentración, ....) como psíquicas (irritabilidad, tristeza, apatía, falta de interés, nerviosismo, ...).
 
Lo habitual es que estas alteraciones desaparezcan pasados unos días. Los síntomas que pueden hacernos sospechar la presencia del síndrome son:
 
• Debilidad generalizada, con dolores musculares, fatiga ante esfuerzos menores y pérdida de fuerza y apetito.
• Molestias estomacales, con náuseas, sensación de nudo en el estómago, y otras de diversa localización como sensación de ahogo, palpitaciones, taquicardias, etc.
• Dificultad para dormir por la noche y somnolencia a lo largo del día.
• Dificultad de concentración y rechazo al trabajo: variadas sensaciones de desidia, hastío y sensación de angustia, que puede llegar a limitar o anular la capacidad de ejecución de tareas y de toma de decisiones.
• Cambios de humor continuos, irritabilidad e incluso agresividad (aumentan las discusiones y discrepancias con los demás). Otras veces, tendencia a estados depresivos (tristeza, abatimiento, melancolía...).
• Sentimiento de desagrado y visión negativa de lo que acontece a nuestro alrededor, todo nos parece mal y difícil de superar.
 
¿Cuáles pueden ser las causas del síndrome?
 
El hecho de que el trastorno aparezca al incorporarnos a nuestras actividades cotidianas e inmediatamente después del periodo de vacaciones, hace pensar que puede estar relacionado con la alteración del ritmo de vida, los cambios en los periodos de actividad, sueño y descanso, horarios para comer, acostarse y levantarse...
 
También pueden influir rasgos psicológicos, como la motivación y la capacidad de reacción y superación ante las dificultades que suelen plantearse a la vuelta al trabajo y a la rutina cotidiana.
 
Recomendaciones para combatir el "síndrome posvacacional"
 
Los expertos proponen una serie de medidas orientadas a la prevención, ya que conocer el síndrome, su naturaleza y características, puede ayudar a la detección y abordaje del problema, evitándolo o disminuyendo sus repercusiones. Como principales medidas preventivas se recomienda:
 
• Fraccionar, siempre que sea posible, el periodo de vacaciones, en vez de disfrutarlas todas seguidas.
• Volver de forma progresiva a la vida cotidiana y al trabajo. Dejar dos días al final de las vacaciones como período de adaptación antes de la vuelta al trabajo para que la adaptación a la rutina sea más paulatina, empezando a habituarnos nuevamente a los ritmos de sueño y comida.
• Evitar la idea de que las vacaciones son un estado totalmente opuesto al período de trabajo, y por tanto de placer en contraposición al período de trabajo que sería el de sufrimiento y malestar.
• Mantener algunas de las actividades de ocio y relaciones sociales desarrolladas en el periodo de vacaciones u otras, que sean compatibles con el trabajo para que el cambio no sea tan brusco y poder retomar con tranquilidad el ritmo que teníamos antes de las vacaciones.
• Afrontar la vuelta al trabajo como un nuevo período vital en el que se pueden desarrollar nuevas actividades para el crecimiento personal.
• Procurar unas relaciones con los compañeros de trabajo, amigos y familiares, animosas y fluidas, evitando los malos modos y las actitudes agresivas.
• Y sobre todo: una actitud optimista y positiva ayudará también a superar este periodo de adaptación de una forma más rápida y llevadera.
 
Si este estado de síndrome posvacacional persistiera durante más de dos semanas, habría que consultar con personal sanitario cualificado como el médico o el psicólogo clínico.
 
¡Refuerza tus defensas!
 
Es posible que durante las vacaciones nuestra alimentación no haya sido todo lo equilibrada y completa que sería de desear, y por este motivo otro aspecto a tener en cuenta en la “operación vuelta de vacaciones” es el cuidado extra que hemos de procurar a nuestro organismo, para asegurar nuestro bienestar, tanto físico como mental.
 
En cualquier caso, se trata de una alteración pasajera que no debe preocuparnos en exceso pues no es relevante y tiene escasa duración; todo depende de la rapidez con que nuestro organismo se adapte a la nueva situación. El problema estriba en que durante ese tiempo debemos continuar con nuestra vida normal y seguir rindiendo en nuestro trabajo. Además, debemos procurar mantener nuestras defensas elevadas para protegernos de enfermedades oportunistas.
Además de las medidas que te proponemos más arriba para evitar en lo posible el síndrome posvacacional, nunca estará de más que además de cuidar nuestro estado de ánimo, mejoremos nuestra forma física con medidas específicas que nos puedan ayudar a preparar y fortalecer nuestras defensas para la vuelta al trabajo y a las rutinas del invierno.
 
Es muy importante mantener una dieta variada y saludable, rica en nutrientes que nos ayuden a mantener el metabolismo y mantener altas nuestras defensas; pero también puede ser muy difícil. Por esto, completar nuestra alimentación con un complejo vitamínico o complemento alimenticio (Ácidos Grasos Omega 3, ....) que refuerce nuestro organismo y nos ayude a retomar nuestras obligaciones y responsabilidades con ánimo y energía puede suponer una gran ayuda de cara a la operación vuelta.
 
Consulta con tu médico, él podrá aconsejarte bien sobre el tipo de producto adecuado para tu operación vuelta: multivitamínicos, complementos alimenticios, etc.

Deja un comentario

* Campos requeridos