//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Influye la microbiota intestinal en nuestra salud?

Microbiota intestinal

¿Te has parado a pensar alguna vez que en nuestro intestino tenemos un gran y maravilloso mundo microscópico vivo que tiene una influencia directa sobre el estado de nuestra salud?

Esta comunidad o conjunto de bacterias, conocida como microbiota intestinal, vive habitualmente en nuestro intestino en una relación de simbiosis, es decir, de asociación o colaboración biológica con nuestro organismo, con efectos beneficiosos al menos para uno de ellos (la bacteria y/o el organismo).

Se calcula que el ser humano tiene en su interior unas 2.000 especies bacterianas diferentes, ¡con un peso total entre 1,5 y 2 kg! , de las cuales apenas 100 pueden llegar a ser perjudiciales y el resto (la mayoría de ellas) son beneficiosas.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia microbiota intestinal, sin la cual no podríamos vivir. La proporción de las diferentes especies microbianas en el tracto digestivo varía considerablemente de unas personas a otras y la ausencia, déficit o exceso de alguna de ellas puede llegar a tener influencia sobre la salud/enfermedad.

La microbiota humana se define en la primera etapa de la vida: el feto cuando está en el útero es estéril y la exposición a los microorganismos empieza en el momento del nacimiento, es decir, al pasar a través del canal del parto y exponerse a los microbios presentes en el entorno que rodea desde ese momento al recién nacido.

Al nacer todos tenemos un intestino estéril y el desarrollo de la microbiota empieza tras el nacimiento. Esto significa que la composición de la microbiota se va a ver muy influenciada, no sólo por nuestra propia predisposición genética, sino también por factores externos, desde las condiciones del nacimiento, la alimentación, el medio ambiente, las enfermedades, o el uso de antibióticos y otros medicamentos, entre otras.

Los más de cien billones de bacterias (1014, más de 10 veces el número total de células de nuestro organismo) que componen esta comunidad bacteriana intestinal viva forman juntas lo que hoy en día es considerado por los expertos como un “nuevo órgano o sistema”, cuyas funciones específicas son claves en el mantenimiento de nuestra buena salud.

Hoy día ya se sabe que la microbiota intestinal desempeña un importantísimo papel en muchos procesos fisiológicos de nuestro cuerpo, interviniendo por ejemplo en la inmunidad, la digestión, el metabolismo, los procesos de inflamación y proliferación celular, etc.

La microbiota intestinal es el “órgano” desconocido que nos ayuda a estar sanos”

Actualmente hay muchas líneas de investigación en marcha para conocer mása fondo la composición y cómo funciona la microbiota intestinal humana. Muchos expertos de diferentes disciplinas están trabajando conjuntamente para ampliar los conocimientos sobre este “órgano” y la importancia que tiene su composición y equilibrio en la salud y cómo puede modificarse para prevenir o tratar enfermedades.

En este sentido, la Universidad de Lovaina (Bélgica) estudia cómo desarrollar un test que permita monitorizar a través de las proteínas presentes en las heces el estado de la microbiota intestinal. Mientras que otro equipo investigador de la Universidad de Groninga (Holanda) está estudiando en un amplio programa cómo evoluciona la microbiota intestinal a lo largo de los años.

Los desequilibrios de la microbiota intestinal aumentan el riesgo de enfermedades inmunitarias como alergias, intolerancias alimentarias, y enfermedades inflamatorias intestinales, entre otras.

Estos y otros muchos estudios que se están realizando actualmente podrán ponernos en la pista de la relación que hay y cuál es el enlace común entre algunas patologías como pueden ser las alergias alimentarias (en las cuales interviene el sistema inmunitario, como la alergia a lactosa, cacahuetes y frutos secos, soja, huevos, pescados, etc.) e intolerancias alimentarias (síntomas similares a las alergias pero sin intervención del sistema inmunitario: proteína leche, gluten, etc), la enfermedad inflamatoria intestinal crónica (EIIC), o el síndrome de intestino irritable (SII), y las alteraciones de la microbiota intestinal o la interacción incorrecta que el organismo podría tener con ésta para desarrollarse la enfermedad.

Por ello, la profundización en el estudio de la microbiota intestinal ayudará a entender mejor su funcionamiento, y permitirá mejorar el conocimiento que tenemos actualmente de diversas enfermedades.