//

Blog de nutrición, salud y belleza

La diarrea del viajero

Es la enfermedad más común que afecta a los viajeros. Se conoce por este nombre a la diarrea que aparece cuando una persona viaja al extranjero, especialmente a áreas tropicales o lugares donde las condiciones sanitarias son deficientes. Su origen se debe a la infección causada por una bacteria, virus o parásito que entra en el organismo a través de la comida o el agua contaminada.

El verano es tiempo de altas temperaturas y de vacaciones, es un momento de cambios en nuestro ritmo de vida, en la alimentación, comidas fuera de casa, aguas no del todo adecuadas, etc., que pueden acarrear algún problema para nuestra salud, como son las temidas diarreas e infecciones intestinales.
La diarrea del viajero es habitual en personas que viajan a países de áreas tropicales o a aquellos en los que las condiciones sanitarias e higiénicas son deficientes, por lo que es más fácil contraer este tipo de infección al comer platos locales o al beber agua potable. No está provocada por un microorganismo específico. Cualquier bacteria, virus o parásito puede provocar la diarrea del viajero, pero el más frecuente es la bacteria Escherichia coli enterotoxigénica (20-75%), seguida de Salmonella, Rotavirus y Giardia lamblia.
La diarrea del viajero normalmente se produce en la primera semana de viaje, aunque se puede producir en cualquier momento del viaje, e incluso, a veces, tras haber regresado a casa, sobre todo en viajes que no son muy largos.
El síntoma principal es una diarrea muy intensa y líquida, generalmente acompañada de cansancio, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre, retortijones y apetito muy reducido o nulo. La deshidratación es una de las consecuencias más serias. La enfermedad suele durar de 3 a 10 días. Si se prolonga más tiempo será necesario acudir al médico para que haga un estudio completo de las heces y así identificar la bacteria, virus o parásito que ha provocado la infección.
La diarrea del viajero a menudo se resuelve sin ningún tratamiento específico, sin embargo, como en cualquier otro tipo de diarrea, se recomienda seguir una terapia de rehidratación oral y dieta blanda para evitar la pérdida de electrolitos que puede llevar a una deshidratación intensa: tomar suero u otros líquidos las primeras 24 horas (agua purificada, bebidas isotónicas, caldos…) y, en cuanto sea posible, ir introduciendo paulatinamente alimentos astringentes y suaves.
Además, se recomienda tomar algún complemento alimenticio que contenga en su composición microorganismos probióticos, como Lactobacillus sporogenes, que ayuden a restablecer y reforzar el equilibrio de la flora intestinal. Y si la diarrea es muy aguda y fuera necesario, se recomienda tomar algún fármaco antidiarreico (loperamida…), que reducen la diarrea al ralentizar el tiempo de tránsito en el intestino y, por tanto, aporta más tiempo para la absorción de líquidos.
 

    ¿Qué podemos hacer para prevenir las diarreas?

Como veíamos, la vía de contagio principal de esta infección es la ingesta de agua, alimentos sin cocinar (verduras, frutas) o salsas cuya manipulación, almacenamiento o conservación no son las adecuadas para evitar la proliferación de bacterias o parásitos. Por eso, si viajas a países potencialmente peligrosos sigue estos consejos:
- No bebas agua del grifo, compra agua embotellada. Si tomas bebidas con hielo, asegúrate de que estos provienen de un lugar donde se cumple las medidas de higiene, o mejor aún pide que no pongan hielo a tu bebida.
- No uses el agua del grifo para lavarte los dientes, a no ser que estés alojado en un hotel que cumpla todas las garantías.
- Ingiere bebidas seguras. Cuidado con el té caliente o café! porque el agua usada para preparar estas bebidas calientes está sólo calentada, no hervida!
- Para cocinar sí puedes usar el agua del grifo siempre que vaya a hervir. De esta manera se eliminan todos los microorganismos peligrosos.
- Evita comer frutas y verduras crudas, a menos que las peles; y las salsas o comidas que lleven huevo. Asegúrate de que se han cocinado o lavado convenientemente.
- Comprueba que los lácteos estén pasteurizados.
- Evita las comidas de vendedores ambulantes o sitios poco higiénicos.
- Antes de viajar, pregunta si es necesario vacunarse de algo.
 

Foto: www.freedigitalphotos.net
Deja un comentario

* Campos requeridos