//

Blog de nutrición, salud y belleza

El resfriado y la gripe

hombre malo
 
Llega el otoño y con él los resfriados o catarros y la gripe, dos procesos infecciosos diferentes, que comparten ciertas características, y son causantes de un elevado absentismo laboral y escolar en esta época del año. Prepárate para combatirlos y que no te estropeen esta época del año.
 

 

       Resfriado común o catarro

El resfriado común es una infección vírica de las vías respiratorias altas (nariz y garganta), que puede ser causada por más de 200 tipos de virus (rinovirus), que se transmiten a través de las secreciones nasales o de las gotitas de saliva que pasan al aire o a las manos al toser o estornudar. Su invasión se ve favorecida por la exposición al frío, mal estado nutritivo, fatiga y falta de sueño. La duración del resfriado suele ser de una semana, pudiendo quedar una tos residual un par de semanas.

Se trata de una de las afecciones respiratorias más frecuentes, estimándose la frecuencia media en 2-6 resfriados por año y habitante. Pueden aparecer durante todo el año, aunque en verano son menos frecuentes.

 
 

       Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus Influenza, muy contagiosa y de rápida transmisión. El virus entra en el organismo a través de la vía respiratoria. Se contagia por medio de las gotitas procedentes de la tos y estornudos de las personas infectadas. Su periodo de incubación es de aproximadamente 48 horas. Si no hay complicaciones la duración de los síntomas gripales es entre 5 y 10 días. La fiebre suele durar entre 3 y 5 días. Otros síntomas puede durar más días como la tos seca (7 a 10 días) y el cansancio pueden prolongarse hasta 2 semanas.

 

La gripe es una infección vírica respiratoria que empieza en noviembre y acaba a principios de primavera.  Puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más severa en escolares pequeños, ancianos y enfermos. Aproximadamente cada 3 años se dan epidemias de gripe a escala nacional y durante el invierno. En estas ocasiones los primeros afectados son los estudiantes y miembros activos de las familias, seguidos de las personas que trabajan o residen en lugares cerrados o semicerrados.

 
 

       ¿Cuáles son los síntomas?

La sintomatología varía poco entre un catarro de vías altas o resfriado y un cuadro gripal. Te contamos sus principales diferencias:

 

SÍNTOMAS

RESFRIADO

GRIPE

Fiebre

Normalmente no hay o es ligera

Fiebre alta (hasta 40ºC), especialmente en niños y a partir de media tarde

Estado general

Malestar general con dolorimiento “leve”.

Mayor malestar con dolor muscular y articular intensos.

Debilidad y cansancio.

Otros síntomas

Dolor de cabeza moderado.

Sequedad e irritación de garganta.

Estornudos frecuentes.

Congestión nasal y lagrimeo.

Mucosidad nasal, primero fluida y luego espesa.

 

Dolor de cabeza intenso.

Sequedad, irritación y dolor de de garganta.

Tos irritativa y seca.

Congestión nasal y moqueo.

Ojos llorosos y dolorosos.

Falta de apetito, náuseas …

 

       ¿Cuál es el tratamiento a seguir?

En ambos casos, las medidas van encaminadas a mejorar el estado general y evitar complicaciones.

Los antibióticos no tienen ninguna utilidad y no están indicados en la gripe ni el resfriado.

 

TRATAMIENTO

RESFRIADO

GRIPE

 

El resfriado se resuelve solo.

En el resfriado común el tratamiento es similar al de la gripe tratamiento de los síntomas para mejorar el estado general.

Los fármacos (analgésicos) no aceleran su curación, únicamente mejoran los síntomas.

Es importante hidratarse lo suficiente para facilitar la eliminación de secreciones nasales.

Sólo se tratan los síntomas de la gripe; es decir, se administran medicamentos que mejoran el estado general:

Antitérmicos para reducir la fiebre y en casos de tos seca persistente un antitusígeno.

Otras medidas muy útiles son el reposo en cama (especialmente si hay fiebre, malestar o fatiga intensos).

Hidratación: ingesta abundante de líquidos (agua, zumos de frutas, infusiones, caldos de verduras. Evitar las bebidas muy frías.

Inhalaciones de vapor de agua caliente, humidificar el ambiente, instilaciones de gotas nasales a base de agua marina, para la congestión nasal.

 Baños tibios para bajar la fiebre.

La utilización de un tratamiento antiviral específico para el virus de la gripe no es muy común y la eficacia es dudosa.

 

Además de estas medidas habituales, puede ser interesante el empleo de preparados a base de ingredientes naturales que nos ayuden a prevenir estas situaciones y/o contrarrestar los síntomas, como:

-          Antisépticos, como el Própolis, el Limón, el Eucalipto o el Tomillo

-          Analgésicos-antitérmicos, como el Sauce

-          Mucolíticos y expectorantes, como el Llantén

-          Emolientes y balsámicos, como el Saúco

 
 

      ¿Cómo prevenir el contagio de la gripe y el resfriado?

 

Te recomendamos algunas medidas de prevención que te ayudaran a reducir la exposición al virus y el contagio:

·     Lavar las manos a menudo, sobre todo después de sonarte la nariz, de ir al baño, antes de comer y antes de preparar alimentos.

·     Utilizar pañuelos desechables.

·     Evitar el humo de tabaco y fumar.

·     Evitar el contacto con personas que tengan gripe.

·     Evitar los locales cerrados o con aglomeraciones.

·     En el caso de la gripe es importante la Vacunación en aquellos grupos de población en los que esté indicado. Las campañas de vacunación se realizan en los meses de otoño.Infórmate en tu centro de atención primaria

Deja un comentario

* Campos requeridos