//

Blog de nutrición, salud y belleza

Eje microbiota intestino-cerebro. Descubre cómo afecta a tu salud

Eje microbiota intestino-cerebro. Descubre cómo afecta a tu salud

El pasado jueves 15 de febrero estuvimos en el IX Workshop que celebró la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos en Zaragoza. Allí, expertos nacionales e internacionales presentaron la últimas y más relevantes investigaciones científicas en el uso de los probióticos y prebióticos para la salud.

En palabras del Dr. Álvarez Calatayud, presidente del Comité científico de esta edición, “todo lo que rodea a estos complementos nutricionales (en el que se incluyen los simbióticos) es uno de los temas más en boga tanto a nivel de investigaciones como en sus posibles aplicaciones clínicas en cualquier especialidad médica. No hay congreso sanitario que no abarque el tema de la microbiota y los probióticos”.

En esta edición, se celebraron dos mesas redondas, cuatro conferencias extraordinarias, siete talleres para los diferentes profesionales sanitarios, veinte comunicaciones orales y casi un centenar de póster presentados.

En una de las conferencias, el Prof. Eamon Quigley, jefe de la División de Gastroenterología y Hepatología del Houston Methodist Hospital, Profesor de medicina en el Weill Cornell Medical College, Texas, e investigador principal del centro Alimentary Pharmabiotic en Cork Irlanda, expuso las ideas centrales de la relación entre la microbiota y el cerebro.

Cuando uno se enamora, siente un cosquilleo en el estómago, y cuando estamos nerviosos antes de un examen, tenemos retortijones: estas sensaciones viscerales son reales. Aunque se sigue desconociendo el vínculo científico entre intestino y sentimientos, cada vez más estudios apuntan a que la microbiota podría tener un papel en la comunicación intestino-cerebro. Recientemente, los científicos han conseguido identificar en humanos sanos, un vínculo entre la microbiota intestinal y la actividad emocional y comportamental del cerebro.
En este sentido, el Prof. Quigley indicó que la depresión y la ansiedad están relacionadas con la microbiota. Dependiendo de qué bacterias y en qué proporción estén en el intestino, el efecto sobre el estado de ánimo del individuo será diferente, pudiendo sufrir depresión, ansiedad o disfrutar de un estado mentalmente positivo.

Estudios recientes llevados a cabo por el Prof. Quigley en colaboración con otros investigadores han revelado que la cepa Bifidobacterium infantis 35624™  tiene un efecto sobre el cerebro y en este sentido podrá ser de utilidad en la mejora del estado de ánimo y el comportamiento.
Experimentos en ratones han mostrado que la colonización bacteriana afecta a la estructura del cerebro, teniendo influencia en el comportamiento y en la respuesta inmune.

También se ha comprobado el efecto negativo que tiene una perturbación de la composición de la microbiota. En este tipo de experimentos se ha visto cómo la colonización con microorganismos específicos mejora la actividad exploratoria de los ratones.

En pacientes con Síndrome de Intestino Irritable se están obteniendo resultados muy esperanzadores en el tratamiento de la ansiedad y la depresión mediante la administración de cepas específicas de Bifidobacterium, consiguiendo la normalización del paciente regulando su actividad emocional. Se piensa que este papel de la microbiota sobre el cerebro viene mediado por el sistema inmune y por la producción de metabolitos neuroactivos.

La Sociedad Española de Prebióticos y Probióticos ha explicado que cada vez se da mayor importancia a la modulación de la microbiota intestinal mediante el empleo de probióticos, prebióticos y simbióticos para tratar diversas enfermedades, principalmente problemas gastrointestinales.

Como conclusión, estos avances establecen claramente la interrelación entre la microbiota intestinal y la red neurológica del individuo, ampliando nuestros conocimientos del comportamiento humano y de los factores que lo afectan.

Deja un comentario

* Campos requeridos