//

Blog de nutrición, salud y belleza

Dieta Mediterránea y protección cardiovascular

rubia manzana
 
La dieta mediterránea se caracteriza por el consumo habitual de aceite de oliva, fruta, cereales, pan, pasta, arroz, legumbres, verduras, pescado, consumo moderado de carne roja, pequeñas cantidades de vino y mínimo consumo de comida elaborada y dulces. En general es una dieta rica en fibra, grasas insaturadas y antioxidantes.
 
Más que una dieta, se dice que es una forma de vida, la cual para generar un efecto positivo se debe combinar con ejercicio moderado a diario.
 

 
La relación entre la dieta mediterránea y las enfermedades vasculares fue identificada gracias al estudio “Siete Países” iniciado por el epidemiólogo Ancel Keys en 1958, en el que se comprobó que los patrones dietéticos tienen una clara asociación con el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.
 
Hay muchos estudios que demuestran los beneficios de la dieta mediterránea no sólo sobre la salud cardiovascular sino también sobre el control del peso, la prevención del cáncer de mama, los accidentes cerebro-vasculares, etc.
 
Para profundizar en este estudio, en España, el Profesor Martínez-González (Director del Dpto. de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra) puso en marcha hace varios años un estudio (Cohorte SUN) para abordar el papel de la nutrición como herramienta preventiva frente a las enfermedades cardiovasculares, encontrando que la dieta tiene un importante papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares.
 
Posteriormente y a la vista de la relación directa entre ambos, se puso en marcha el estudio clínico PREDIMED, en el que participaron durante 5 años casi 7.500 personas, hombre y mujeres de entre 55 y 80 años con alto riesgo de presentar enfermedad cardiovascular. Los participantes en el estudio fueron divididos en dos grupos: un grupo control que siguió con su dieta habitual y otro grupo al que se modificó antiguos hábitos nutricionales y se le pidió seguir una dieta mediterránea exclusivamente, basada en:
 

• Consumo abundante de verduras, frutas, legumbres, pescado, frutos secos (almendras, avellanas y nueces) y aceite de oliva virgen.
 
• Reducir el consumo de carnes rojas y procesadas, bebidas azucaradas, bollería industrial, postres dulces y mantequilla.
 
• Se admitía un consumo moderado de alcohol en forma de vino en las comidas.

 
Los excelentes resultados obtenidos en este estudio se publicaron recientemente en la revista New England Journal of Medicine*: con el patrón de alimentación mediterránea se observó una reducción de un 30% en el riesgo de enfermedad cardiovascular respecto al grupo control.
 
Este estudio demuestra, por primera vez y con un alto grado de evidencia, que una dieta mediterránea, rica en ácidos grasos insaturados y antioxidantes, reduce el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares.
 
 

*Mediterranean diet for primary prevention of cardiovascular disease.
 Estruch R, Ros E, Martínez-González MA.
 N Engl J Med. 2013 Aug 15;369(7):676-7. doi: 10.1056/NEJMc1306659.
 * Primary prevention of cardiovascular disease with a Mediterranean diet.
 Estruch R, Ros E, Salas-Salvadó J, Covas MI, Corella D, Arós F, Gómez-Gracia E, Ruiz-Gutiérrez V, Fiol M, Lapetra J, Lamuela-Raventos RM, Serra-Majem L, Pintó X, Basora J, Muñoz MA, Sorlí JV, Martínez JA, Martínez-González MA; PREDIMED Study Investigators.
 N Engl J Med. 2013 Apr 4;368(14):1279-90. doi: 10.1056/NEJMoa1200303. Epub 2013 Feb 25.
Deja un comentario

* Campos requeridos