//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Sufres dermatitis atópica? descubre el Omega-3

dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una alteración inflamatoria crónica de la piel que cursa con prurito, hormigueo o irritación que provoca el deseo de rascarse. Las personas que la padecen tienen una piel muy seca y sufren episodios agudos en forma de eccemas. Se manifiesta con lesiones rojizas que pican mucho pero no son infecciosas ni contagiosas.

La piel atópica se caracteriza por una intensa sequedad como consecuencia de una barrera epidérmica deteriorada. Esto quiere decir que la capa externa protectora de nuestro organismo es deficitaria y originará una reacción desmesurada a la exposición de sustancias alergénicas o irritantes.

Dermatitis atópica, rinitis alérgica y asma (la llamada, "triada atópica”) son patologías en las que predomina un proceso inmune inflamatorio. Hasta un 80% de los niños con dermatitis atópica desarrollan asma o rinitis alérgica en su vida.

La incidencia de la dermatitis atópica (DA) ha aumentado más de 20 veces en los últimos 60 años, llegando a afectar en la actualidad entre un 17%-23% de la población europea y estadounidense.

Causas

Este incremento de casos se relaciona con la modificación de la dieta occidental como consecuencia de la industrialización.

La agricultura moderna ha aumentado la producción de aceites vegetales ricos en omega-6, y a la vez disminuido el contenido de ácidos grasos omega 3 -EPA y DHA-. en los alimentos. En consecuencia, un porcentaje muy elevado (hasta el 72%) de la energía diaria que consumimos en los países industrializados proviene de aceites vegetales, azúcares refinados, productos lácteos, cereales y alcohol. Estos productos tienen un alto contenido de ácidos grasos de la serie omega-6.

En las últimas décadas, la relación del consumo de ácidos grasos omega-6/omega-3 ha aumentado entre 5 a 10 veces, alcanzando valores de 20-30:1, en los países industrializados, en vez del valor de la dieta tradicional de 1-2:1.

Se ha observado que hay una relación estrecha entre el consumo elevado de omega-6 y la presentación de enfermedades.

El menor consumo de ácidos grasos omega-3 en la dieta occidental se ha asociado a un aumento de prevalencia de las enfermedades alérgicas. La piel es un sitio de activo metabolismo lipídico. Por ello, se está investigando activamente sobre la modulación de la respuesta inmune en dermatitis atópica en relación a la suplementación con ácidos grasos de la serie omega-3. Estos estudios han demostrado que:

  • - Los omega-3 tienen una acción inmunomoduladora y protegen frente la sensibilización atópica, induciendo una mejoría de las manifestaciones clínicas en pacientes con dermatitis atópica.
  • - Los omega 3 son excelentes precursores de otros ácidos grasos insaturados necesarios para el metabolismo lipídico. Así, ayudan a estabilizar las membranas celulares y por lo tanto a conseguir una barrera epidérmica estabilizada.
  • - En pacientes con dermatitis atópica se ha demostrado que hay una mayor producción de radicales libres y una disminución del contenido de antioxidantes en su piel, lo que favorecerían a su vez una alteración de la barrera cutánea, aumentando el proceso inflamatorio. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (EPA y DHA) favorecen la recuperación de la barrera cutánea.
Deja un comentario

* Campos requeridos