//

Blog de nutrición, salud y belleza

¡Comienza tu puesta a punto!

Omega 3

La Navidad ha sido un momento de diversión y de tregua en el que hemos aparcado lo negativo para pensar únicamente en lo positivo y, lo más probable, es que hayamos bajado un poco la guardia. Todos (o casi todos) hemos hecho excesos con la comida y la bebida durante estas pasadas fiestas, y ahora lo notamos en el cinturón, el vestido o el pantalón.

Han terminado las Navidades y nos ha caído algún kilito de más, así que ya tenemos nuestro primer propósito para iniciar el año: Recuperar la figura, pero sobre todo la salud.

Para ello, puedes confiar en los milagros y hacer durante un mes la dieta de la piña, la del agua, la del tomate ....  o el ayuno a rajatabla, pero ésta no es la solución. Nuestra propuesta es que tomes un camino más seguro: adelgazar de una manera lógica y sin desequilibrar tu organismo. Te damos una serie de claves para conseguirlo:

1. Cambio de mentalidad. Recuerda que tu objetivo es estar delgado/a toda la vida y no puedes estar a dieta indefinidamente. Educa tu mente para comer bien y no ganarás peso.  El comer poco no adelgaza, llega un momento que tu cuerpo se acostumbra a vivir con lo básico y se pone a ralentí, gasta muy poquito porque comes muy poquito.

2. Moderación. Ningún extremo es bueno, ni por exceso de comida ni por defecto. Busca el equilibrio en tu plato para conseguir el equilibrio en la báscula.

3. Variedad. El metabolismo está diseñado para conseguir energía de los alimentos por lo que si tomas siempre los mismos alimentos, terminarás engordando con la ensalada de lechuga, por muy pocas calorías que tenga. Consume alimentos de temporada y enriquece tu recetario para despistar a los michelines. Si cocinas en casa, controla los ingredientes de cada comida.

4. Grasas sanas para tu corazón. No hay que dejar de comer grasas, nos moriríamos. Lo que si debemos hacer es elegir bien las grasas, prefiriendo las de origen vegetal como el aceite de oliva, los frutos secos y las del germen de los cereales y la soja. Especial mención merecen los ácidos grasos omega-3, muy recomendables por sus efectos beneficiosos para la salud.

5. Cocina casera. la forma de cocinarlos: es la clave para comer de todo sin engordar.

6. Salud. Asegúrate que la dieta te haga fuerte frente a la enfermedad. Los kilos de más pueden hacer que veas a los alimentos como a enemigos cuando son defensores de tu salud, aliméntate para vencer.

7. Paciencia. No desesperes por pensar que necesitas un año para perder 20 kilos de peso. El tiempo que inviertes en adelgazar de forma sana es un seguro de que lo haces bien y no vas a recuperarlo.

8. Una hora de ejercicio físico. Imprescindible, necesaria, obligatoria. El deporte puede convertirse en nuestra arma anti-estrés, no sólo nos ayuda a eliminar los nervios quemando calorías, también libera endorfinas que nos hacen sentirnos más felices y nos alejan de los picoteos dulces, comida basura y rápida. Una hora al día no es tan difícil de conseguir si pones en la balanza los beneficios que te aporta en kilos de salud y bienestar. Una vez que empiezas no puedes dejarlo. Es la garantía del éxito y tu camino a un cuerpo más armonioso y definido. En definitiva, a gustarte delante del espejo.

9. Sueño. Es necesario dormir 7-8 horas al día. Es una cuestión de cambio de hábitos. Cada vez hay más estudios que demuestran que dormir poco aumenta la ansiedad a la hora de comer y hace que comamos más calorías y más alimentos grasos.

10. Y si has decidido iniciar una dieta, recuerda ponerte en manos de un especialista que te controle periódicamente.

En NS&B contamos con un complemento alimenticio Omega 3 Farmasierra, que te ayudará en este proceso de recuperación.

No es una pastilla mágica que te ayudará a perder peso. Es un complemento alimenticio que ayudará a tu organismo a controlar el metabolismo de los triglicéridos, mejorando los resultados de un régimen de dieta y ejercicio.

Los Omega 3 son ácidos grasos esenciales que son necesarios pero que no son fabricados por nuestro cuerpo. Estos ácidos grasos, son sumamente importantes para la función cerebral, para el crecimiento y desarrollo humano, y también juega un papel importante en la prevención o tratamiento de la obesidad.