//

Blog de nutrición, salud y belleza

Aumenta tus defensas este otoño

familia4

Un sistema inmunológico fuerte nos protege frente a las infecciones respiratorias, tan habituales en esta época del año. Una alimentación equilibrada, vida sana y ejercicio contribuyen a mantenernos fuertes.

Como ya os hemos contado anteriormente, el resfriado y la gripe son enfermedades provocadas por virus diferentes y se manifiestan con síntomas similares. El resfriado es una infección de las vías respiratorias superiores que dura alrededor de una semana y puede causar estornudos, congestión nasal (nariz tapada o que gotea), dolor de garganta y tos; mientas que la gripe es una enfermedad respiratoria, que suele aparecer bruscamente y puede provocar síntomas más graves que los del resfriado, como fiebre (que suele ser alta), dolor de cabeza, dolor de músculos y articulaciones y cansancio extremo, síntomas digestivos y que puede tener complicaciones graves.

Una persona adulta sana puede padecer de 2 a 4 catarros durante el año. Los niños pueden llegar a duplicar esta cifra. Para contrarrestarlas debemos mantener fuerte nuestro sistema inmunológico siguiendo unas sencillas pautas asociadas a un estilo de vida saludable:

- Dieta equilibrada, rica en frutas y verduras.
- Beber muchos líquidos, especialmente agua y zumos naturales.
- Dormir y descansar todas las noches unas 8 horas diarias.
- Evitar el tabaco y el alcohol, así como los ambientes llenos de humo.
- Realizar ejercicio a diario, unos 30 minutos.

      Alimentos para reforzar el sistema inmunitario e incrementar las defensas

Además de seguir estos hábitos saludables, existen alimentos que por su contenido en nutrientes y micronutrientes ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario:

- Vitamina C: “En una persona sana, la ingestión habitual de vitamina C a través de los alimentos es suficiente para tener una función adecuada de los linfocitos T. Tomar cantidades adicionales de Vit C no potenciará más su sistema inmunitario ni reducirá su riesgo de contagio. Pero si esta misma persona contrae un resfriado o una gripe, la actividad de los linfocitos T aumentará y requerirá una cantidad algo más alta de vitamina C”. (Dr. López Granados en http://www.lavanguardia.com/salud/20091212/53841870065/la-vitamina-c-no-previene-la-gripe-pero-puede-acelerar-su-curacion.html).

La vitamina C no previene la gripe pero puede acelerar su curación

La vitamina C se encuentra en la mayoría de frutas y verduras frescas, especialmente en los cítricos, el kiwi, el tomate, los pimientos, las verduras de hojas verde y las coles.

- Vitamina E: contribuye a reforzar las defensas gracias a su acción antioxidante. La puedes encontrar en semillas, cereales integrales, aceites vegetales y frutos secos.

- Vitamina A: protege la piel y las mucosas de las posibles infecciones. Además, es antioxidante, por lo que refuerza el sistema inmunológico. Contienen esta vitamina las zanahorias, la calabaza, los caquis, los huevos, el hígado.

- Omega 3: este tipo de ácidos grasos esenciales reduce los procesos inflamatorios y aumenta las defensas al mejorar la función de algunas células. Abunda en los pescados azules, las nueces, la soja y las semillas de lino.

- Arginina y glutamina: dos aminoácidos que refuerzan la acción de los linfocitos (células circulantes del sistema inmunitario que nos protegen frente a invasores). Presentes en alimentos ricos en proteínas como la carne, los pescados y el huevo.

- Hierro: estimula la inmunidad y la resistencia física. Abunda en las carnes rojas, las legumbres y las verduras de hoja verde.

- Zinc: fortalece las defensas y contribuye a la rápida recuperación de una infección. Se encuentra en los cacahuetes, el marisco y la carne.

Deja un comentario

* Campos requeridos