//

Blog de nutrición, salud y belleza

Cómo aliviar el dolor muscular

aliviar el dolor muscular

¿Quién no ha sufrido de dolor de cuello alguna vez? o ha sentido que tiene los músculos de la espalda agarrotada, los denominados “nudos” o las conocidas contracturas. Este tipo de molestias son muy frecuentes, sobre todo en épocas de mucho trabajo, en los que el estrés y la tensión también se manifiestan físicamente.

Adoptar una postura errónea mientras estudiamos, trabajamos o dormimos también es una denominador común en lo que respecta a las contracturas. En estos casos, los músculos suelen acostumbrarse a la nueva posición y algunos se alargan o acortan para compensar la postura adoptada.

Afortunadamente, cuando tenemos dolor muscular suele ser un dolor palpable, visible. Podemos indicar a nuestro fisioterapeuta exactamente dónde nos duele para que actúe de forma eficaz.

¿Qué podemos hacer para calmar la tensión muscular?

  • Aplicar calor seco en la zona: una manta eléctrica, las conocidas “Cerecitas” (saquitos térmicos rellenos de huesos de cerezas, la versión moderna de una milenaria tradición suiza) o una compresa de calor pueden ser muy útiles para aliviar la zona contracturada.
  • Las duchas con agua caliente te ayudarán a reducir el dolor en la zona afectada.
  • Adquiere unas pautas posturales correctas. Si pasas la mayor parte del tiempo en la misma postura, o si tu trabajo requiere que estés sentado muchas horas seguidas, es importante que conozcas cómo sentarse bien en la oficina.
  • Mantén la actividad física cardiovascular: caminar, ir en bici, nadar suavemente…podemos (y debemos) practicarlas siempre y que no sintamos que aumentan la tensión. Recuerda que el sedentarismo es otra de las causas por las que aparecen las contracturas musculares.

No olvides consultar a tu médico si el dolor persiste y si las pautas caseras no alivian las molestias.

Deja un comentario

* Campos requeridos