//

Blog de nutrición, salud y belleza

10 consejos para los problemas de circulación


Los problemas de circulación sanguínea afectan a hombres y mujeres, dando lugar a síntomas como las piernas cansadas, calambres nocturnos, hinchazón… Para prevenir o aliviar este tipo de dolencias, te interesa conocer una serie de remedios y trucos caseros.

¿Por qué se produce?
El proceso conocido popularmente como "mala circulación" es un problema frecuente, tanto en hombres como en mujeres, cuyos síntomas suelen ser: manos y pies fríos, sensación de pesadez en las piernas, cansancio, hinchazón, hormigueos, retención de líquidos, celulitis, e incluso aletargamiento y calambres.
Hoy en día un 80% de las personas adultas sufre este tipo de molestias, tanto si se trata de hombres como de mujeres, aunque estas últimas suelen sufrir el problema de las piernas cansadas con más frecuencia debido a los cambios hormonales asociados a la menstruación, la menopausia y otros estadios relacionados.
Los problemas de circulación sanguínea pueden estar asociados a muchas causas: falta de vitamina E, exceso de sodio, falta de potasio, abuso de alimentos ácidos, poca fibra en la dieta, colesterol alto, falta de otras vitaminas y minerales, así como la deshidratación. El componente genético de este problema es muy importante, lo que no implica que no se pueda controlar el problema a tiempo y evitar que aparezcan estas dolencias o al menos minimizarlas. Llevar un estilo de vida poco saludable puede favorecer su aparición. El tabaquismo, el exceso de colesterol, la obesidad o el sedentarismo son causas directas de esta molesta dolencia.

El calor no es buen aliado de la circulación, por lo que en los meses de verano, sobre todo en los días más calurosos, los problemas de circulación aumentan por el efecto vasodilatador de las altas temperaturas sobre las venas.

Desde Nutricion Salud y Belleza te damos 10 consejos para mejorar los problemas de circulación sanguínea y suavizar sus síntomas:

1- Hacer ejercicio aeróbico al menos media hora al día (caminar, nadar, montar en bici…). El deporte es una de las mejores herramientas para mejorar la circulación.

2- Procura no estar sentado ni de pie durante muchas horas seguidas. Si tienes un trabajo en el que hay que estar sentado o de pie mucho tiempo, procura moverte unos minutos cada hora o poner los pies en alto de vez en cuando.

3- Ingerir suficiente cantidad de líquidos diarios en forma de agua, infusiones o zumos.

4- Vigilar la alimentación. Modera el consumo de sal, café, alcohol y grasas saturadas. Utiliza preferentemente sal baja en sodio. No tomes demasiada carne ni grasas animales, pues dejan muchos residuos de su metabolismo en el cuerpo. Por el contrario, procura que en tu dieta no falten frutas y verduras (alimentos con efecto antioxidante y otros ricos en ácidos grasos poliinsaturados (pescado azul, frutos secos, ...). Aumenta la ingesta de alimentos que contengan potasio, ya que ayuda a eliminar el exceso de agua, así como el sodio la retiene. Alimentos que contienen potasio: arroz integral, cereales integrales, todas las frutas frescas y las verduras, frutos secos, legumbres.

5- Dejar hábitos tóxicos (alcohol, tabaco, café).

6- Sobremesa con infusión. La ingesta de infusiones de plantas medicinales, como ginkgo biloba, cayena, jengibre, cola de caballo o romero, ayuda a aliviar las molestias derivadas de estos problemas circulatorios.

7- Descansar unos minutos después de comer es muy sano. Durante la digestión la sangre se concentra mayoritariamente en el aparato digestivo, y el no tener que gastar energía en otras actividades se favorece el proceso de la digestión.

8-Terminar la ducha aplicando chorros de agua fría y tibia en las piernas. Al acelerar la circulación sanguínea notarás un gran alivio de los síntomas.

9- Dormir con una ligera elevación de los pies en la cama.

10- Vestir ropas que no opriman las piernas o la cintura. No abusar de los tacones.

Deja un comentario

* Campos requeridos