//

Blog de nutrición, salud y belleza

Cómo quedarte embarazada: dieta para la fertilidad

Dieta fertilidad

Si estás intentando quedarte embarazada, te interesará saber que la alimentación desempeña un papel muy importante, interfiriendo directamente en tu fertilidad y en la de tu pareja.

El 17% de la población española sufre problemas de infertilidad".

Una dieta desequilibrada puede influir negativamente en la posibilidad de concebir por ser pobre en muchos de los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del aparato reproductor femenino y masculino.

En esta situación, es importante añadir a nuestra dieta alimentos con una gran cantidad de antioxidantes, que luchan frente a los radicales libres que pueden dañar nuestros órganos reproductores. Si este aporte viene dado por frutas y verduras, es mejor que sean ecológicas, debido a que los pesticidas y herbicidas también influyen negativamente en nuestra fertilidad.

Las vitaminas del grupo B son también fundamentales tanto para la ovulación como para la implantación del óvulo en el útero. Un déficit de ácido fólico (vitamina B9) por ejemplo, se relaciona con el riesgo de aborto espontáneo. La ingesta diaria recomendada de este nutriente para mujeres adultas es de aproximadamente 400μg, que pueden ser aportados fácilmente a través de un plato de lentejas, garbanzos, judías o espinacas. Otro ejemplo es la niacina (vitamina B3) que juega un papel importante en la síntesis de las hormonas sexuales y la vitamina B6 que es clave en su equilibrio. Ambas se pueden obtener a través de frutas como el aguacate, los plátanos, las uvas…

La vitamina A y los β-carotenos son imprescindibles para el correcto mantenimiento de la mucosa uterina, además de interferir en el ciclo menstrual y en el desarrollo de la placenta. Por eso debes añadir a tu dieta alimentos ricos en esta vitamina como pueden ser las zanahorias, la calabaza o la lechuga.

El zinc ha demostrado lograr un incremento de las tasas de fertilidad. Es esencial en la fertilidad femenina debido a que promueve la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto además de ayudar en la producción de óvulos saludables. En los hombres es necesario para mantener los niveles de testosterona y la producción espermática. Este mineral lo podemos encontrar en alimentos como las ostras, el hígado o las almejas.

Otro mineral importante es el selenio, que protege a los óvulos maduros de los daños provocados por los radicales libres y mejora la calidad del esperma en lo que se refiere a concentración y motilidad. Alimentos con alta concentración de selenio son las nueces, las almendras y los riñones.

La proteína animal (pollo, carne roja...) se vuelve también un nutriente básico por su alto aporte en hierro, ya que la deficiencia de éste también es un síntoma de infertilidad. Las mujeres que además incluyen en su dieta por lo menos una porción de proteínas vegetales (frutos secos, legumbres…) tienen menos riesgo de sufrir infertilidad por problemas de ovulación.

Se cree también que los ácidos grasos omega-3 pueden tener un efecto positivo sobre la fertilidad, ayudando a regular la ovulación, mejorando la calidad de los óvulos, y colaborando en la maduración de los espermatozoides. Añade a tu dieta frutos secos y pescado por ser fuentes importantes de estos ácidos.

No puede faltar un compuesto clave para la vida como es el agua, que cobra especial importancia antes de la ovulación, ya que es necesaria para que el moco cervical sea lo suficientemente fluido y elástico para transportar a los espermatozoides. Además, el consumo de agua es la mejor manera de eliminar toxinas de nuestro organismo que pueden estar retrasando nuestro embarazo.

Reducir el consumo de cafeína y teína puede ser útil si estás teniendo dificultad para concebir. Contraen los vasos sanguíneos, lo cual reduce el flujo de sangre que se dirige hacia el útero evitando que los óvulos se adhieran a las paredes uterinas.

También se debe evitar el consumo de alcohol, ya que va a reducir tus posibilidades de concebir además de incrementar el riesgo de aborto espontáneo. Dificulta la formación de los óvulos y favorece una peor calidad espermática en los hombres.

Por último, añadir que el estrés crónico es un factor determinante que muchas veces deriva en problemas para quedarse embarazada. Puede llegar a disminuir la libido y a inhibir la hormona que desencadena la ovulación, así como generar una baja calidad espermática. Por eso, os dejamos un enlace con los mejores alimentos antiestrés.

El embarazo será un estado especial en vuestra vida; recuerda que debes preparar tu cuerpo para ello y que la alimentación es la base de una nueva vida saludable".