//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Se puede reutilizar el protector solar del año anterior? Desmontando mitos de belleza

helga-protector-solar3

Inauguramos esta nueva sección en la que vamos a arrojar luz sobre los mitos más famosos de nutrición, salud y belleza. En este caso hablaremos sobre si conviene reutilizar el protector solar sobrante del año anterior.

MITO #1: ¿Puedo volver a utilizar el protector solar que me ha sobrado del año pasado?

Los productos solares (como cualquier otro cosmético) tienen una fecha límite para su uso. Para conocerla, es importante diferenciar entre dos términos a veces confusos para los consumidores: la fecha de caducidad y el PAO, que es el periodo de vida útil de un producto cosmético una vez abierto.
En la mayoría de los casos, podemos encontrar en el envase de nuestro fotoprotector una fecha de caducidad, que, siempre y cuando no se haya abierto y se haya conservado en unas condiciones adecuadas, es la fecha máxima hasta la cual se asegura una correcta protección de los filtros solares y características del producto. Los fotoprotectores suelen tener una caducidad de 12 a 36 meses.

Aun así, una vez que nuestro producto ha sido abierto, tenemos que guiarnos por otra cifra: la que aparece sobre un dibujo de un tarro abierto (PAO), que nos indicará el periodo de conservación recomendado tras su apertura. Este número marca los meses que podemos utilizar nuestro producto manteniendo su efectividad una vez abierto. Normalmente, no es que el producto sea dañino para nuestra piel trascurrido ese periodo, si no que los filtros solares empezarán a perder su eficacia. Los fotoprotectores tienen normalmente un PAO de 6 a 12 meses.

Casos en los que es posible reutilizar el protector solar

Esto nos lleva a dos posibles escenarios positivos (en los que podremos seguir utilizando nuestro fotoprotector): si nuestro producto solar no está abierto, se ha guardado en condiciones óptimas (sin estar expuesto al sol o a temperaturas excesivamente altas), y aún no ha caducado, se puede utilizar sin problema, ya que sus características no se habrán visto alteradas y nos protegerá eficazmente frente al sol si lo utilizamos siguiendo las recomendaciones de uso.
Por otro lado, si ya hemos abierto nuestro producto cosmético, tenemos que revisar el PAO en el envase y ver que nos encontramos dentro de los meses que nos marca como válidos después de su apertura. Si nuestro producto ha sido preservado de altas temperaturas y del efecto del sol, podremos utilizarlo.
Debemos ser muy conscientes de que tenemos que ser muy cuidadosos para que un fotoprotector que ya ha sido usado no haya alcanzado en algún momento (en la piscina, en la bolsa de la playa dentro del coche, etc.) temperaturas extremas, que no permitan garantizar la capacidad de protección y estabilidad del producto, aunque nos encontremos dentro del periodo marcado en el PAO.

“Los fotoprotectores suelen tener una caducidad de 12 a 36 meses".

En definitiva, este mito es VERDAD y podremos reutilizar nuestro fotoprotector siempre que se cumplan las condiciones anteriormente descritas.
Nunca debemos exponernos a usar un fotoprotector del que desconocemos si su factor de protección solar sigue correspondiendo al indicado en el envase, ya que no sabremos en qué medida ha perdido su eficacia y cuánto nos protegerá. Con el sol, no debemos arriesgarnos, así que este verano, revisa los productos solares que tienes en casa y de no cumplir los requisitos comentados en este post, compra uno nuevo. ¡Protégete con seguridad! ¡Tu piel te lo agradecerá!

Deja un comentario

* Campos requeridos