//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Por qué se me cae el pelo?

¿Por qué se me cae el pelo?

“Se me cae el pelo y no entiendo por qué”. Es una frase muy escuchada durante los meses de otoño. Esto es debido al proceso de renovación natural del pelo. Es importante precisar que los cabellos que se caen tanto en otoño como en primavera se recuperan prácticamente todos, a excepción de los que estaban en el último ciclo capilar.

Las causas no se conocen con certeza pero posiblemente se deben a una combinación de diferentes factores:

  1. Lo primero es que en verano el sol incide con más fuerza sobre el cuero cabelludo, y como método de defensa, el cabello tiende a engrosar para ganar densidad y así proteger nuestra cabeza. Conforme la intensidad del sol va disminuyendo, el pelo pierde calidad y se cae.
  2. Reincorporarse al trabajo y a la rutina tras el verano puede generar estrés, teniendo en cuenta que en vacaciones se suele estar relajado, dormimos más, comemos mejor y más despacio, etc.

¿Qué tienes que hacer si te ves en esta situación?

Para empezar, es aconsejable hacerse un análisis de sangre específico de vitaminas y minerales, para ver que las concentraciones de éstos están dentro de los márgenes normales.

Las vitaminas y minerales que más influyen en el crecimiento y fortalecimiento del cabello (y por tanto, en las que nos tenemos que fijar a la hora de saber qué mirar en la analítica) son las vitaminas A, C, D, E, B3, B7 y B12, y los minerales el calcio, zinc, magnesio, cobre y cromo. En caso de que salga algún valor por debajo del rango sería recomendable tomar un suplemento vitamínico. Comprueba que el suplemento que tomes sea completo y que englobe todas las vitaminas y minerales descritos anteriormente.

Tampoco está de más que ayudes a fortalecer el cabello con ampollas, champús y mascarillas fortalecedoras y revitalizantes para el cabello. 

¿Por qué nos pueden salir bajos estos valores?

Principalmente por la alimentación. Normalmente comemos rápido y sin prestar atención al valor nutricional que nos puede aportar cada alimento, comemos sin pensar. Esto se acaba reflejando en una pérdida de salud y los primeros síntomas se observan en la piel, pelo y uñas.

Si la caída no es tan acentuada en septiembre- octubre- noviembre, sino que se produce durante el resto del año puede que se produzca por otros factores tales como: estrés, embarazo, efectos secundarios de los medicamentos, problemas de tiroides, etc.; en ese caso debes, en la medida de lo posible, intentar combatir la causa y ayudar al cabello y al cuero cabello con tratamientos tópicos como lociones, champús, ampollas, etc.