//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Cómo mantener la piel bonita después del verano?

recupera una piel sana despues del verano

El mes de agosto está a punto de terminar y las vacaciones anuncian su fin. No nos apetece, pero debemos empezar a decir adiós a los días de playa, las terrazas, las piscinas y las sandalias, y hola a la piel dañada por el sol, el cloro, el aire acondicionado de la oficina y la falta de hidratación.

Es el mejor momento para observar y analizar el estado en el que se encuentra nuestra piel, expuesta a las inclemencias de los rayos del sol, el agua, el cloro, el salitre, las altas temperaturas,  la deshidratación y la reducción de horas de sueño. Todo ello empieza a pasar factura a nuestra piel y favorece su envejecimiento prematuro.

Al final del verano puede presentar un aspecto mate, sin brillo, enrojecida, con escamas, más grasa de lo habitual… conviene examinarla detenidamente para decidir cuál es su situación en cada zona (rostro, escote, manos, pies…) y cuál el mejor modo de abordar los posibles problemas.

La mayoría de las pieles muestran signos de deshidratación y una gruesa capa córnea que evidencia que las defensas han funcionado correctamente, así que es hora trabajar para devolverle su tersura y un grado de hidratación óptimo para minimizar las consecuencias de la exposición solar.

Una buena protección solar ha sido esencial para conseguir un bronceado saludable, pero no ha sido suficiente para cuidar correctamente la piel. En este momento la piel nos reclama con urgencia agua y nutrientes que corrijan el tono mate y suavicen las arrugas que el sol ha marcado aún más. Todos sabemos que cuidarla adecuadamente es esencial para proteger nuestra salud y hay que hacerlo siempre, pero después del verano es más que imprescindible.

Mantener la piel sana y con un aspecto bello y un tono bronceado es uno de los mayores retos ante el fin del verano"

Conseguirlo consiste en no bajar la guardia, mantener la protección solar y reparar los posibles estragos causados por todos aquellos agentes propios del verano que dañan y resecan la piel. Para ayudarte a mejorar su aspecto y vitalidad, a continuación te damos cinco consejos básicos, muy fáciles de seguir, que te ayudarán a recuperar tu piel de las agresiones del verano y poder dar la bienvenida al “nuevo curso” con una piel sana de aspecto bello y saludable:

  1. Hidrata la piel usando productos que regeneren los tejidos y combatan las manchas solares. Retoma el hábito de aplicar un Body Milk, crema o loción después de la ducha, tanto en la cara como en el resto del cuerpo, sin olvidar las manos y los pies. Recuerda, el aloe vera y la rosa mosqueta son dos grandes aliados para la salud y la belleza de la piel.
  2. Limpia, exfolia y tonifica la piel del rostro con productos suaves. Cuando aplicas el tónico, recuerda que además de quitar los restos de limpiadora y suciedad de la piel, estas creando otra capa de humedad superficial que te ayuda a no sentir la piel seca y que el tono quede más unificado.
  3. Continúa protegiendo la piel con cremas fotoprotectoras.  Es conveniente utilizar un  fotoprotector SPF 20, si no hay ninguna alteración que obligue a usar un factor más elevado (como ser fotosensible o tener alguna alteración dérmica que lo indique). Aunque no lo parezca, el sol de otoño e invierno también puede dañar la piel.
  4. Sigue una dieta saludable y equilibrada, rica en frutas y verduras, y limita las grasas de origen animal. En estos momentos las vitaminas A, C y E son grandes aliados para tu piel.
  5. Bebe abundante agua y/o zumos para hidratar la piel desde el interior.

Recuerda que todo el cuerpo es importante, no sólo la zona de la cara, por eso no descuides su hidratación y aplica después de la ducha una crema hidratante corporal, un aceite o una mantequilla corporal en brazos, piernas, manos y pies para que se mantengan hidratados.

Deja un comentario

* Campos requeridos