//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Qué son los parabenos?

parabenes etiquetas envases

Los parabenos o parabenes son una familia de productos químicos habitualmente utilizados como conservantes en la industria cosmética, farmacéutica y alimentaria por sus excelentes propiedades bactericidas y fungicidas.

¿Por qué se utilizan tanto? Pues por varias razones: son efectivos contra la proliferación de microorganismos (bacterias, hongos y levaduras), actúan en un amplio rango de pH, son baratos y fáciles de producir.

 

En el caso de los cosméticos, cualquier producto cosmético requiere incorporar en su fórmula alguna sustancia que evite que se contamine y se estropee una vez abierto por acción de los microorganismos, sean parabenos u otros conservantes menos controvertidos.

En los últimos tiempos han surgido dudas e  inquietud y se ha generado mucha polémica alrededor de estos compuestos por los posibles efectos negativos sobre la salud en dos aspectos: dermatológico (alergias) y hormonal (disruptores endocrinos).

"Parabenos admitidos, pero con control"

a)      Problemas dermatológicos: surgieron sobre 1950, al observar en algunas personas reacciones alérgicas a los parabenos presentes en algunas cremas que los contenían. El problema radicaba en que en aquellas fechas no había apenas control ni restricción en la cantidad de parabenos que podían llevar las cremas, por lo que normalmente se añadían en exceso.

Los numerosos trabajos de investigación realizados a lo largo de los últimos 50 años han demostrado que la capacidad de sensibilización de los parabenes está por debajo del 1%.

En la mayoría de individuos, los parabenos no resultan irritantes ni sensibilizantes. Sin embargo, a aquellos que tienen alergia a los parabenos, un pequeño porcentaje de la población, su uso les puede ocasionar irritación de la piel, dermatitis de contacto y rosácea.

Como respuesta a todas estas dudas e incertidumbres, la UE ha tomado medidas sobre la gestión del riesgo de los parabenos, estableciendo los parabenos admitidos y la concentración máxima de los autorizados, en base a los resultados obtenidos en los estudios de seguridad realizados sobre estos productos, adoptados por el Comité Científico de la Seguridad de los Consumidores (CCSC).

Así, el pasado 9 de abril, la Comisión Europea publicó el Reglamento (UE) 358/2014 que modifica la entrada 12 del Anexo V del Reglamento (CE) nº 1223/2009 sobre los productos cosméticos, en el que se restringe la utilización de determinados parabenes en cosmética y las concentraciones máximas de los autorizados en el producto final preparado para el uso (maquillaje, cremas hidratantes, gamas capilares y de afeitado, …).

Los admitidos por la legislación de cosmética en Europa en estos momentos son: metilparabeno, etilparabeno, butilparabeno y propilparabeno, sus sales y sus esteres, y se ha prohibido el uso de los esteres isopropílicos, isobutílicos, fenílicos, bencílicos, y pentílicos (realmente muy poco utilizados).

Se considera que no hay suficiente información sobre los riesgos de éstos últimos por lo que no es posible evaluar su seguridad y se retiran en base al principio de precaución (es decir, dejar de usar parabenos por las dudas que han caído sobre ellos aunque aún no haya ninguna demostrada).

Esta medida que se hizo pública el pasado mes de  abril,  deja a los fabricantes un plazo hasta julio 2015 para que agoten los stocks y reformulen sus productos con otros conservantes. Por lo que aún se podrán ver cosméticos con estos isoparabenes por algún tiempo más en el mercado.

Los parabenes autorizados como conservantes deben encontrarse en un máximo del 0,4% para un solo parabeno y del 0,8%si son varios parabenos mezclados (los parabenos se suelen poner combinados para conseguir un efecto sinérgico entre ellos).

Podemos identificar los parabenos perfectamente por sus nombres en los ingredientes del producto. Los ingredientes de la formula aparecen de mayor a menor concentración, por lo que los parabenes, al estar presentes en concentraciones muy bajas aparecerán al final del listado INCI del cosmético.

 
b)      Problemas endocrinos: constituyen la segunda vertiente de la polémica con los parabenos. En 2004, la Dra. Philippa Darbre publicó en Inglaterra un estudio en el que alertaba sobre la detección de parabenos en 18 tumores de mama, señalando a los cosméticos en general y los desodorantes en particular como posibles “disruptores endocrinos”. Sin embargo, no se pudo confirmar la relación entre los parabenos detectados y la formación del cáncer.

Desde entonces, se han realizado miles de estudios para determinar la implicación de los parabenos en cánceres hormonales y otras enfermedades provocadas por los disruptores endocrinos (cosméticos, plásticos, tintes, telas artificiales etc., ….).

El consenso es que cualquier efecto estrogénico que puedan tener los parabenos de los productos cosméticos es insignificante comparado con aquellos procedentes de los estrógenos naturales y otros xenoestrógenos.

Dinamarca, tras varios estudios, ha tomado la decisión unilateral de prohibir el propilparabeno y el butilparabeno, así como sus sales e isoformas, en productos cosméticos destinados a niños menores de tres años; y Francia ha solicitado en 2013 al CCSC una nueva evaluación de estos dos parabenes para confirmar la inocuidad de los mismos. La adopción de posibles medidas sobre estos dos parabenos está actualmente en revisión y preparación, como segunda fase de la gestión del riesgo de los parabenos.

Existen en el mercado multitud de productos de todo tipo que no utilizan parabenos como conservantes. Estos conservantes son sustituidos por otros que no generan controversia alguna como el ácido ascórbico (Vitamina C)

Ante toda esta controversia, algunas empresas cosméticas han decidido seguir el principio de precaución. En los productos que se indica “sin parabenos” simplemente se han sustituido estas sustancias por algún otro conservante del largo listado admitido por la legislación.

Un comentario en “¿Qué son los parabenos?”

1 artículo(s)

Deja un comentario

* Campos requeridos