//

Blog de nutrición, salud y belleza

Protégete del Sol durante todo el año

¿Por qué protegernos del Sol durante todo el año?

El Sol aporta multitud de efectos fisiológicos positivos como: estimular la síntesis de vitamina D, favorecer la circulación sanguínea, mejorar la piel de algunas dermatitis, e incluso, en  algunos  casos  influir en el estado  anímico  (quizás  por  eso  se  relaciona  a  los  países  cálidos con la alegría y a los países fríos con la seriedad y la depresión).

Os sorprendería saber que sólo con 15 minutos al día es suficiente para obtener todos estos beneficios. Sin embargo, las  personas  que  han abusado  del  sol  pueden  experimentar manchas  en  la  piel, arrugas y   cataratas,   y   con   el   tiempo   cáncer   cutáneo   o   tumoraciones superficiales.

¿Qué hacer cuando el Sol quema nuestra piel? 

Hay  que  sopesar  las  ventajas e inconvenientes  que  tiene  una  exposición  excesiva  al  sol, y darse cuenta que no nos protegemos como deberíamos porque el bronceado lo asociamos a salud y belleza.

La importancia de la protección solar durante el año

Hay tres tipos de rayos Ultra Violeta, denominados A, B y C. Los más dañinos son los UV-C, aunque por suerte los bloquea la capa de ozono, por tanto, de los que tenemos que preocuparnos y protegernos es de los rayos UV-A y UV-B.

Por eso, no es suficiente con aplicar protección solar cuando vayamos a tomar el Sol, sino que es necesario protegerse cada día ya que el Sol incide sobre nuestra piel, creando radicales libres y, a la larga, provocando un envejecimiento prematuro de la piel.

Ante esta necesidad, vemos que hoy en día muchas cremas hidratantes o nutritivas incluyen un factor de protección solar. Esto es debido a que la radiación UV-A atraviesa todo tipo de superficie, hasta nuestra piel. Es indolora, y no notas que te está incidiendo en la piel pero llega a las células de la dermis, provocando pérdida de firmeza y elasticidad de la piel, arrugas, manchas e hiperpigmentación y, finalmente, el desarrollo de cánceres de piel.

Es muy importante que prestéis atención cuando vayáis a comprar una crema solar. Fijaos en que ofrezca tanto protección frente a los rayos UVB como a la radiación UVA.

La cultura  del uso de protector  solar  debe enseñarse desde la infancia, para  evitar  las consecuencias  futuras  de  los  efectos  dañinos  al  Sol.