//

Blog de nutrición, salud y belleza

Ingredientes efectivos y soluciones para la piel madura

piel madura

La piel, como parte importante de nuestro cuerpo hay que tratarla adecuadamente. Aunque pueda haber otros factores que heredemos de nacimiento y ya van en nuestro ADN es indudable que cuanto antes empecemos a cuidarla mucho mejor. Es por eso que hay mujeres de 20 o 25 años que ya la tienen muy deteriorada para esa edad y por el contrario otras mujeres (u hombres) a los 50 años en la que aún está en excelentes condiciones.

Los expertos se ponen de acuerdo en que de manera general a partir de los 30-40 años (depende de la persona) la piel comienza a envejecer, y se encarga de ir manifestando este proceso con distintos signos en la piel madura: adelgaza y pierde elasticidad, es menos suave y flexible, comienzan a aparecer la líneas de expresión y las temidas arrugas, deja de ser tan firme (aparece la flacidez) y se empiezan a desarrollar manchas de una pigmentación peculiar. Estas últimas pueden ser marrones (de un tono parecido a las pecas), o bien rojizas o purpúreas causadas por la ruptura de diminutos vasos sanguíneos. La piel por tanto va perdiendo poco a poco su luminosidad.

Todas estas marcas o “huellas” forman parte del normal proceso de envejecimiento gradual del organismo y sin ser motivo de preocupación si deben alertarnos de que tenemos que cuidarla y a ser posible desde muy joven pues la prevención y por tanto su pronto cuidado hará que estos signos empiecen a aparecer mucho más tarde.

El envejecimiento según las capas de nuestra piel

De manera genérica hay dos tipos de envejecimiento cutáneo: el causado por factores medioambientales y el cronológico resultado de factores endógenos y genéticos. En las dos principales capas de nuestra piel el envejecimiento  provoca distintos cambios significativos:

  • Cambios en la epidermis (la capa externa)
  1. Se vuelve más delgada.
  2. Tiene menor renovación celular.
  3. La melanina disminuye. Se pierde luminosidad y aparecen manchas.
  • Cambios en la dermis (la capa interna)
  1. El metabolismo celular se ralentiza
  2. Disminuye el espesor de esta capa.
  3. Las fibras de colágeno y elastina comienzan a alterarse.
  4. La integridad en las dimensiones de la piel se va perdiendo y las arrugas son una clara consecuencia de este deterioro.

Soluciones para la piel madura 

En el mercado hay una gran variedad de productos con diferentes precios destinados para la piel madura y en distintas formas cosméticas: cremas, sérums, etc; si el producto se va a aplicar durante el día es necesario que contenga filtros solares UVA-B que protejan a la piel del sol. Algunos ejemplos de los demás activos que estos productos deberán llevar entre sus ingredientes son:

  • Antioxidantes:  vitaminas E, C, A, polifenoles (Té verde, uva, etc.), Escualeno …
  • Hidratantes: Factor de Hidratación Natural (NMF), Ácido Hialurónico, polisacáridos, Aloe Vera, Pantenol, etc.
  • Estimuladores/Regenerantes: extractos de Soja, Nuez, Haya, etc; o aceites de Argán, Baobab, Rosa Mosqueta.
  • Protectores/Reparadores: Elastina, Calcio, etc.
  • Tensores/Reafirmantes/Antiarrugas: Colágeno, manteca de Karité, etc.

En cuanto a la elección, hay que saber escoger el producto más adecuado según el tipo de piel que tengamos  pero además tener en cuenta siempre que sea cual fuere el elegido, ninguno  contiene el secreto de la eterna juventud.