//

Blog de nutrición, salud y belleza

Diferencias entre hidratar y nutrir la piel

hidratar y nutrir la piel

Después de limpiar y exfoliar la piel, sólo queda devolverle las sustancias que le proporcionan elasticidad y suavidad. La mejor forma de conseguirlo es mediante una buena hidratación que nos ayude a recuperar el agua superficial perdida. Una piel sana, bella, luminosa y con vitalidad dependerá del grado de hidratación.

La hidratación consiste en aplicar diariamente una crema con principios activos emolientes y reparadores, que devolverán a la piel su elasticidad y suavidad. Este paso es especialmente importante después del verano ya que la piel ha estado más expuesta a la sequedad y deshidratación característica de esta temporada. Se procederá a la aportación de sustancias para recomponer el llamado Factor Natural de Hidratación, mediante la penetración de activos nutrientes y protectores.

La función de las cremas y lociones hidratantes es la de ayudar a la piel a mantener un grado óptimo de humedad. De manera simplificada se puede decir que un producto hidratante es aquel que elimina las señales y síntomas de la piel seca. El 70% del agua se halla en las capas profundas de la epidermis y de la dermis, y el 13% en la capa córnea más superficial. Estos porcentajes son los que garantizan una hidratación ideal.

Mantener este equilibrio constante no resulta fácil si se tienen en cuenta los numerosos agentes que lo desestabilizan, sobre todo durante el verano.

Factores que determinan la hidratación:

  • La calidad de la capa córnea: los porcentajes ideales son 13% de agua, 70% de proteínas y 15% de lípidos. De este modo está equilibrada y correctamente estructurada, desempeñando a la perfección su papel de barrera y limitando la pérdida de agua.
  • El control del agua en movimiento, que pasa desde la dermis (más profunda) a la epidermis (más superficial) y finalmente se evapora en la superficie cutánea.
  • El agua retenida, presente en la epidermis y que es fijada por los lípidos y el Factor Natural de Hidratación (NMF).

Los mejores productos hidratantes son aquellos que dejan una finísima película protectora sobre la epidermis, y mantienen la cantidad necesaria de agua en la piel, que es de aproximadamente un 13%, y que disminuye con el paso del tiempo hasta llegar a 5-7%.

A veces no está clara la diferencia entre hidratación y nutrición. Hidratación es agua, nutrición son lípidos, así de simple.

Las cremas hidratantes las necesitan todos los tipos de pieles, sin excepción alguna. Las cremas nutritivas contienen lípidos porque van destinadas a pieles más secas, a las que les falta sebo, las que su dermis no tiene suficiente con lo que segregan sus glándulas sebáceas. Para este tipo de pieles, la crema nutritiva es como un bálsamo de suavidad y confort. Las cremas nutritivas representan un tratamiento de choque para la piel dañada por el sol y en ese momento es cuando son adecuadas para todo tipo de pieles.

La hidratación consiste en aplicar diariamente una crema con principios activos emolientes y reparadores, que devolverán a la piel su elasticidad y suavidad.

Suelen incluir ceramidas y fosfolípidos, que hacen más compacta la piel. Estas cremas incorporan un grado de untuosidad que refleja un mayor contenido graso que las cremas hidratantes.

Con el uso de cremas nutritivas se pretende detener la atrofia del tejido subcutáneo, la relajación de la piel, su envejecimiento prematuro, y las consabidas arrugas. Cuando penséis en hidratación pensad en agua. Cuando lo hagáis en nutrición, aportáis a la piel un elemento graso que sólo necesitan las pieles secas, algunas sensibles y todas cuando están dañadas por el sol y la sequedad del medio ambiente.

No olvides rehidratar el contorno de los ojos con un producto específico para esta delicada zona. Los tratamientos para el contorno de ojos proporcionan una hidratación intensa que estimula la producción de agua en el centro de las células, evitando las finas líneas de expresión y las patas de gallo.

Puesto que la hidratación es un paso decisivo para mantener la piel en perfecto estado, las firmas de cosmética se esfuerzan en presentar cada día formulaciones más sofisticadas para incluirlas en estos productos en apariencia sencillos pero increíblemente complejos que demuestran una gran efectividad.

Deja un comentario

* Campos requeridos