//

Blog de nutrición, salud y belleza

Ha entrado en vigor la nueva normativa europea para reforzar el control de los cosméticos


Recientemente ha entrado en vigor el nuevo Reglamento marco que regula el mercado interior de los cosméticos comercializados en la Unión Europea. Incrementa los controles de seguridad sobre los cosméticos que se comercializan en los países miembros, y obliga a los fabricantes a ofrecer al consumidor una información más detallada sobre la composición y los efectos de dichos productos.
Esta legislación fue aprobada por la UE en 2009, pero no ha entrado plenamente en vigor hasta el 11 de julio de 2013 para facilitar a los fabricantes su aplicación.
 

La normativa afecta a todos los productos cosméticos que se comercializan en la Unión Europea, y permitirá "una mayor protección a los consumidores y una información más clara" sobre los más de 350.000 cosméticos que hay en el mercado común, y que van desde los productos de uso diario como la pasta de dientes, hasta el maquillaje o loción de afeitar, afirmó el nuevo comisario europeo de Consumo, el croata Neven Mimica.
Los cosméticos contemplados por esta normativa incluyen desde maquillaje, perfumes, productos para la depilación y el afeitado, desodorantes, máscaras faciales y pintalabios, hasta jabones, pasta de dientes, preparados para el baño y la ducha (sales, espumas, aceites y geles), productos para el cabello (lociones, polvos, champús, cremas, lacas y tintes), cremas y emulsiones para la piel.
Para realizar un seguimiento que permita comprobar que se están cumpliendo las normas establecidas en este Reglamento, se ha creado el Portal de Notificación de Productos Cosméticos (CPNP), un registro europeo de fabricantes en el que han de estar inscritos y claramente definidos todos los cosméticos comercializados en la UE. Este registro facilitará la identificación de los productores que pongan productos en el mercado y su seguimiento.

El objetivo de la nueva normativa es proteger mejor a los consumidores, y que estos tengan mayor información sobre los productos cosméticos, su seguridad y su eficacia

Entre las novedades destaca la obligación de:

- Persona responsable. Antes de comercializarse en la UE, cada producto cosmético deberá tener designada por el fabricante una persona física o jurídica como “responsable”, encargada de las pruebas de seguridad de los productos, de su control junto con las autoridades nacionales, y de crear sistemas para recoger información sobre posibles efectos indeseados de los productos. Las autoridades competentes de los países de la UE serán las encargadas de constatar que las normas se están cumpliendo y de establecer las sanciones pertinentes a los fabricantes que las infrinja.

- Todos los cosméticos deben incluir, en su envase o en el prospecto, la lista de todos los ingredientes, ordenados por orden decreciente de importancia en el momento de su incorporación al producto cosmético. Los ingredientes de concentración inferior al 1% podrán mencionarse sin orden después de los que tenga una concentración superior al 1%. Todos los nanomateriales que sean utilizados como colorantes, conservantes y filtros ultravioletas deberán aparecer en la lista de ingredientes y con una declaración específica en la etiqueta (irán seguidos del término "nano" entre paréntesis.
- Queda prohibido el uso de sustancias clasificadas como cancerígenas o tóxicas para la función reproductora, salvo en casos excepcionales y bajo condiciones estrictas.
- La normativa protege al consumidor frente a la publicidad engañosa, “las reivindicaciones engañosas relativas a la eficacia y otras características de los productos cosméticos”. Como desodorantes que prometen “48 horas de eficacia” o una crema que ofrece efecto antiarrugas. Los fabricantes que quieran informar de este tipo de propiedades de sus productos deberán cumplir criterios como la ‘eficacia demostrada’, es decir, que deberán aportar pruebas firmes de dicha eficacia antes de incluir esa información en la etiqueta.
- Pruebas en animales. El reglamento incluye normas que se han ido implantando antes, como la prohibición que llegó en marzo de que todos los cosméticos que se venden en la Unión Europea -se fabriquen o no aquí- no deben realizar pruebas en animales.

Si quieres leer el Reglamento entero, lo tienes en español aquí.

Deja un comentario

* Campos requeridos