//

Blog de nutrición, salud y belleza

Formas de restaurar la piel durante y después del baño

Formas de hidratar la piel

La función principal de un gel de baño es eliminar por detergencia la suciedad depositada sobre la piel. Esta suciedad es de diferente naturaleza y puede estar formada por elementos externos como el polvo, restos de productos cosméticos, etc. e internos como las células muertas, las secreciones sebáceas y el sudor.

La eliminación de impurezas de la piel no es fácil de resolver porque si la limpieza es demasiado intensa, la propia acción puede llevar consigo el arrastre del manto hidrolipídico que la recubre. Por el contrario, si la eliminación es demasiado suave, pueden quedar impurezas residuales motivo de irritación cutánea, que facilitarán incluso la formación  de microorganismos patógenos.

Para restaurar e hidratar de nuevo la piel hay distintas soluciones dependiendo del tiempo que dispongamos para ello, pero hay que tratar de llevarlas a cabo :

  • Durante la ducha: es importante utilizar un gel 2 en 1 (o  también llamado Gel+Body) porque su fórmula está enriquecida con ingredientes hidratantes. También podemos utilizar un acondicionador corporal una vez acabada la limpieza. Sólo tenemos que aplicarlo, dejarlo actuar unos minutos, y aclarar.
  • Durante el baño: si hay tiempo, merece la pena hacer baños de inmersión y añadir al agua tibia o no muy caliente, distintos productos o activos como sales de baño, hierbas (menta, manzanilla, lavanda, avena, etc;), leche, miel, distintos aceites (vegetales, esenciales). Todo dependiendo del fin que busquemos (relajar, tonificar, estimular etc;) pero procurar que tengan siempre una acción hidratante o nutriente.
  • Después de la ducha o el baño: usar un body milk, crema hidratante corporal, aceite corporal, etc; productos que hidratan nuestra piel y la dejarán tersa, suave y nutrida.