//

Blog de nutrición, salud y belleza

Los excesos navideños influyen en nuestra piel

Excesos navideños

3, 2, 1… y ¡damos comienzo a las deseadas fiestas navideñas! Son fechas de celebraciones familiares, reencuentros con los amigos que se alargan hasta altas horas y época de excesos.

La alimentación se descuida, nos permitimos todos esos caprichos que durante el año evitamos (como alimentos ricos en grasas y azúcares) y el alcohol aparece en nuestras reuniones y salidas nocturnas con una frecuencia mayor a la normal; por no hablar del tabaco, que cobra especial relevancia en los actos sociales en los que participamos.

Si a todo esto le sumamos los largos viajes a los que nos sometemos para celebrar la Navidad con los nuestros, las diferencias de temperatura entre el exterior y el interior de los locales (dotados de alta calefacción) y que las horas de sueño se limitan al máximo para poder aprovechar todo el tiempo con las personas que más queremos… ¡Alerta! ¡Nuestra piel puede sufrir con todos estos excesos navideños!

Uno de los problemas más frecuentes es la deshidratación. El exceso en el consumo de alcohol es el principal factor desencadenante (debido a que aumenta la secreción de orina) aunque los cambios bruscos de temperatura también influyen negativamente. El resultado será una piel reseca y con sensación de tirantez.

Para evitarlo, nada mejor que limitar el consumo de alcohol y evitar en la medida de lo posible los cambios bruscos de temperatura (por ejemplo, no subiendo más de lo necesario la temperatura de nuestros hogares). Además, deberíamos añadir a nuestro cuidado diario a base de crema hidratante un tratamiento con alguna mascarilla intensiva que contenga activos ultrahidratantes como puede ser el ácido hialurónico.

Otro de los problemas será la pérdida de luminosidad. Causada tanto por el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares que van a dar opacidad a nuestra piel como por el tabaco que disminuye la oxigenación de las células originando un cutis grisáceo y apagado.

El uso de productos cosméticos con vitamina C, paliará la falta de luminosidad de nuestra piel. A esto siempre se le puede sumar una dosis extra de tratamiento con alguna mascarilla antioxidante.

Por otro lado, la inflamación, desencadenada sobre todo por el consumo de bebidas alcohólicas que contienen compuestos aldehídicos que dañan la membrana plasmática de nuestras células dérmicas, desemboca en una aceleración del envejecimiento celular. .

La flacidez y pérdida de elasticidad también favorecen el envejecimiento prematuro de la piel. A través del proceso de glicación, las moléculas de los azúcares reaccionan con las fibras de colágeno provocando que pierdan fuerza y flexibilidad, dando lugar a una pérdida de tonicidad y falta de elasticidad. Los alimentos con alto índice glucémico, tan típicos en estas fechas navideñas, pueden provocar este terrible efecto sobre nuestra piel.

Utiliza algún producto específico con colágeno y combínalo con una mascarilla reafirmante. Tu piel recobrará la vitalidad perdida.

En pieles sensibles, con cuperosis, rosácea, acné u otros problemas, éstos se intensifican.

El alcohol y las comidas copiosas (que provocan que nuestro cuerpo realice un trabajo extra para llegar a digerirlas) aumentan la temperatura corporal, de modo que provocan una vasodilatación que empeora la mayoría de estas afecciones cutáneas.

Como tanto la recuperación como la reparación de la piel se produce mientras dormimos, es importante respetar las horas de sueño para que nuestra piel se reponga como lo necesita".

Por último, recuerda desmaquillarte siempre antes de ir a dormir. Es un excelente hábito de limpieza con el que eliminas las impurezas y arrastras la suciedad acumulada a lo largo del día. Completa este ritual utilizando una mascarilla limpiadora antes de salir a tus eventos.

¡Pero ante todo tranquilidad! Siempre podemos disfrutar de las fiestas con prudencia permitiéndonos algún que otro exceso (siempre y cuando seamos conscientes de que debemos combatir los efectos nocivos que provocan con alguno de los tratamientos que os hemos recomendado). ¡Podemos retomar una alimentación sana y un estilo de vida saludable una vez termine la época navideña!