//

Blog de nutrición, salud y belleza

Dieta antiaging. ¡Rejuvenecer comiendo!

Dieta antiaging. ¡Rejuvenecer comiendo!

Siempre se ha dicho que la belleza está en el interior y la verdad es que es una afirmación muy cierta. No hay tratamientos más efectivos que los que proceden de nuestro interior. Por esto, hoy os contamos la forma de mantener una mente y cuerpo saludables y bellos mediante la alimentación. Porque lo que comemos no sólo es fundamental para tener una buena salud, sino que también se refleja en nuestro cuerpo y en nuestra piel para hacernos más jóvenes.

Por eso queremos presentamos la dieta antiaging.

Dieta Antiaging ¡Rejuvenece comiendo!

La medicina antienvejecimiento o antiaging es una rama de la medicina basada en el estudio de la longevidad y en la aplicación de avances científicos y tecnologías médicas para la prevención, detección y tratamiento temprano de los procesos degenerativos relacionados con la edad, consiguiendo alargar la esperanza de vida del ser humano, además de favorecer al mismo tiempo una buena calidad de vida.

Entre sus objetivos están prevenir enfermedades y desintoxicar el organismo de los residuos tóxicos procedentes de la contaminación ambiental y del propio metabolismo de las personas. Ya que no se puede evitar cumplir años, al menos se pueden frenar y tratar algunas de sus manifestaciones.

Concretamente mediante una alimentación antinflamatoria y antioxidante obtendremos el secreto de una vida larga y saludable. Y es que hay alimentos que son mejores que muchas cremas antiedad que se pueden encontrar en el mercado, ya que, según los expertos, una alimentación deficiente está entre las causas más frecuentes de problemas de salud y de aceleración del envejecimiento.

Por todo esto, aquí te dejamos una lista de alimentos y bebidas que debes incluir en tu dieta para llenar tus años de nutrición, salud y belleza. ¡Toma nota!

antiaging1

• Chocolate. Consumido con moderación y lo más puro posible, aporta muchos beneficios a la salud física y mental. Contiene feniletilamina, que actúa en el cerebro desencadenando sensaciones placenteras, y más de 30 sustancias antioxidantes, como teobromina o polifenoles, que ayudan al rejuvenecimiento y a proteger el corazón.

• Brócoli. Posee inigualables propiedades antioxidantes y una excelente acción preventiva contra el cáncer de colon o de mama. Tiene un bajo contenido en calorías y un alto contenido en agua, hierro, calcio y fibra. Además, aporta dosis importantes de betacarotenos, ácido fólico, potasio y vitaminas A, B y C, por lo que es un potente protector de la piel. Para que no pierda todas estas propiedades la mejor forma de tomarlo es crudo o al vapor.

• Legumbres. Son hidratos de carbono con un bajo índice glucémico y apenas aportan grasa. Posee un alto contenido en fibra, micronutrientes esenciales (ácido fólico, hierro, potasio) y proteínas. Es decir, son un alimento que nos ayudará a proteger la piel con sus dosis de antioxidantes, pero manteniendo la báscula a raya.

• Cereales integrales no refinados. Tienen un alto contenido en fibra y antioxidantes y, también, un bajo índice glucémico. Destacan el arroz y la avena. El arroz contiene por sí mismo los 12 aminoácidos esenciales, además de tener grandes propiedades antioxidantes y detoxificantes, ayudando a movilizar las grasas. Además, aporta grandes dosis de energía y un fuerte efecto saciante. La avena es un cereal que ayuda a mantener la piel hidratada y a combatir alergias cutáneas, además, posee un efecto diurético y saciante aportando muy poca cantidad de calorías.

• Té verde. Contiene antioxidantes entre 25 y 50 veces más potentes que la vitamina C o E, siendo, por tanto, el antioxidante por excelencia. Estimula el sistema inmune, protege el corazón, las encías y los dientes, tiene propiedades diuréticas y ayuda a la combustión de grasas. También cabe destacar el té blanco, que tiene aún más propiedades antioxidantes.

• Algas. Fuente de calcio, hierro, proteínas, yodo, potasio, selenio y vitaminas. Tienen propiedades saciantes, desintoxicantes y, además, gracias a su contenido en fibra, ayudan al buen funcionamiento intestinal.

• Frutos rojos. Estos frutos son antioxidantes naturales por su alto contenido en carotenoides. Además, son ricos en vitamina C, potasio, hierro, calcio y melatonina y son una buena fuente de fibra. Por todo esto, estos alimentos tienen una potente acción astringente, protectora cardiovascular, antienvejecimiento y un gran efecto bloqueante de grasas. Además, los arándanos, gracias a sus virtudes antisépticas, son grandes protectores del sistema urinario.

• Aguacate. Es una gran fuente de ácidos grasos Omega 3, 6 y 9 y, gracias a ellos, este producto nos ayuda a nutrir nuestra piel y a hacer que luzca más saludable y bonita. Estas grasas monosaturadas ayudan a absorber todos los nutrientes que la piel necesita aportándonos una gran cantidad de proteínas, antioxidantes y vitaminas tanto si lo ingerimos como si lo aplicamos en mascarilla. Además, esos mismos ácidos grasos ayudan también a reducir el colesterol y convierten al aguacate en un alimento antiaging y cardiosaludable.

• Pescado azul. Los pescados azules (el salmón, el atún, las sardinas, los boquerones...) aportan ácidos grasos insaturados, como el oleico, el linoleico y el Omega 3, que ayudan a evitar la arterioesclerosis y favorecen la disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Lo ideal sería comerlos de 3 a 4 veces por semana. El salmón, además, es una excelente fuente de proteínas, de vitaminas del grupo B, de vitamina A, que ayuda al mantenimiento de los tejidos, y de vitamina D, que favorece la absorción del calcio.

• Además, los frutos secos, como las nueces, las almendras o las avellanas, son ricos en Omega 3 por lo que también ayudan a reducir los niveles de colesterol y previenen enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. Las semillas de chía, además de tener un alto contenido de Omega 3 y 6, son una fuente de fibra por lo que contribuyen a una buena salud intestinal.

• Uvas. Su principal componente es el resveratrol, sustancia que protege las células de los radicales libres y evita que se deterioren por el paso del tiempo, por lo que, además de protegernos contra enfermedades, se considera un elixir de la juventud.

antiaging2

Así que revisa tu dieta y asegúrate de incluir en ella estos alimentos que te aportarán todos los nutrientes que necesitas. Además, si los combinas con las claves que te damos a continuación, tu dieta antiaging combatirá los efectos de los radicales libres y el envejecimiento prematuro.

Come cada 4 o 5 horas.
Bebe entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Es conveniente hidratarse correctamente para favorecer un buen tránsito intestinal, una eliminación correcta de las toxinas y la purificación de la piel.
Evita los alimentos precocinados y procesados, la comida rápida, los refrescos, el azúcar y la sal.
Controla el consumo de tabaco y alcohol. El tabaco, además de generar radicales libres, destruye el colágeno y la vitamina A, lo que acelera el envejecimiento de la piel. El alcohol baja los niveles de oxígeno en la sangre por lo que también disminuye la producción de colágeno y los niveles de vitamina A y, además, produce problemas de acné o, si ya estaba presente, lo empeora.
Haz ejercicio y reduce el estrés. Practicar deporte nos ayuda a estar en mejor forma física, a rejuvenecer nuestras células y a relajarnos reduciendo la tensión y el estrés.

Y es que muchas veces compramos cremas antienvejecimiento o nos aplicamos tratamientos de belleza, pero se nos olvida cuidar el interior.
Teniendo en cuenta que en un estilo de vida antiaging la alimentación sana es fundamental.
Esperamos que estos consejos os ayuden a poner en vuestra mesa platos nutritivos, deliciosos y rebosantes de vida. ¡Los antídotos contra el envejecimiento!

Deja un comentario

* Campos requeridos