//

Blog de nutrición, salud y belleza

Diagnóstico de piel: el primer paso antes de un tratamiento

Diagnostico facial, en qué consiste

Al hacer un diagnóstico exhaustivo de la piel descubrimos que cada una tiene sus peculiaridades y que englobarlas en el mismo concepto de “grasa”, “seca” o “mixta” es demasiado general como para atender a todas sus necesidades específicas.

Así, nos podemos encontrar con una piel seca y sensible, pero que presenta impurezas en puntos concretos, que a la vez está demasiado envejecida por efecto del sol y otros agentes, con manchas y que, encima, por exceso de gesticulación, presenta arrugas de expresión muy marcadas.

¿Qué crema utilizarías?   En principio, lo ideal sería disponer de una crema en la que sobre una base para piel sensible se añadieran agentes hidratantes, activos despigmentantes, complejos reparadores (como el EGF) o decontractores (como el colágeno para alisar las arrugas de expresión). Ahora bien, una única crema en la que coincidiesen todos estos activos no sería lo más recomendable. Primero, porque nuestra piel no necesita todos los activos a la vez, es más, cada acción resulta más efectiva en un momento del día y en unas condiciones ambientales concretas (día, noche, maquillaje posterior o no, etc.); y segundo, por las posibles interacciones que podrían producirse al estar juntos todos los activos.

El primer paso para conseguir un buen tratamiento es realizar un diagnóstico pormenorizado de la piel mediante un análisis de imagen con luz normal y luz ultravioleta".

Hay muchos centros de estética e incluso muchas farmacias que ofrecen este servicio de asesoramiento. No dudes en utilizarlo si tienes oportunidad. Te permitirá comprobar de una manera totalmente objetiva el estado real y las imperfecciones y carencias de tu piel.

A partir de un buen diagnóstico, será posible diseñar un tratamiento completo personalizado (hidratación, nutrición, oxigenación, reparación, antiedad, líneas de expresión, firmeza, equilibrio, sensibilidad, despigmentación, contorno de ojos, etc.), que cubra todos los aspectos del cuidado que precise tu piel según tu edad, sus características propias y su situación estacional.

¿Te han hecho alguna vez un diagnóstico de piel? Te animamos a que lo hagas y descubras tu situación cutánea específica para definir los tratamientos más adecuados para tu piel.