//

Blog de nutrición, salud y belleza

Cuidados de la piel mixta

piel mixta

Con frecuencia oímos hablar de que hay personas que poseen una piel mixta, pero ¿sabemos qué es una piel mixta? y lo más importante, ¿sabemos cómo cuidar este tipo de piel?

¿Qué es la Piel Mixta?

La piel mixta es realmente un caso especial. Se distingue principalmente por estar formada por dos tipos de piel diferentes: piel grasa y con impurezas en la zona T (frente, nariz y barbilla) y piel normal-seca en la zona de las mejillas y contorno de ojos. Esta característica es lo que hace que la piel mixta se denomine así y es un factor determinante a la hora de proporcionar a este tipo de piel un cuidado adecuado.

¿ES PARA TODA LA VIDA?

Lo más común es tener la piel mixta durante la juventud. Este tipo de piel irá evolucionando a medida que pasen los años, de forma que las distintas zonas del rostro se irán igualando y progresivamente la piel tenderá a volverse seca.

¿Cómo cuidar correctamente una piel mixta?

A la hora de cuidar una piel mixta se deben tener en cuenta las particularidades de cada una de sus zonas.
Para restablecer el equilibrio hídrico natural es recomendable usar un producto adecuado para este tipo de piel. Esto es importante ya que, si se tiene la piel mixta y no se utilizan productos específicos para su cuidado e hidratación, la zona T se engrasará con rapidez y la zona de las mejillas se resecará y generará sensación de tirantez.

Limpieza:
Realizar la limpieza de un rostro con piel mixta supone todo un reto ya que la zona T se debe limpiar eficazmente para eliminar grasa y evitar así la aparición de granos y espinillas, mientras que las zonas secas necesitan más delicadeza debido a que no pueden perder ni un ápice de hidratación.
Es aconsejable realizar la limpieza facial a diario, pero sin abusar. Con dos veces al día (una por la mañana y otra por la noche) será suficiente, ya que, de lo contrario, la zona de las mejillas podría secarse aún más.
Se recomienda usar jabón sin perfume, que es menos agresivo, y aplicarlo con movimientos circulares en la zona T para eliminar el exceso de grasa y de forma más ligera en las otras partes de la cara. Lo mejor es usar agua fría, templada o tibia para aclarar y evitar el agua demasiado caliente, que produce más sebo y reseca la piel, además de perjudicar la barrera natural y acelerar el envejecimiento cutáneo.

Si el jabón o gel limpiador que se utilice reseca o irrita las zonas secas de la piel se deberá sustituir por uno más suave.

Es conveniente después de la limpieza tonificar el rostro, sobre todo la zona T, con un tónico facial que mantenga el equilibrio hídrico natural y prepare la piel para el siguiente paso.

Cuidados de la Piel Mixta:
Uno de los principales problemas a la hora de cuidar una piel mixta es evitar que aumente la cantidad de sebo en las zonas grasas a la vez que las zonas secas, que están faltas de lípidos, reciben la nutrición que necesitan.
La zona T necesita una crema matificante no grasa para hidratar y cerrar los poros. En cambio, la crema que se aplique sobre las zonas secas deberá restaurar la película protectora que está en la superficie de la epidermis, limitar la deshidratación y evitar la irritación. Se pueden combinar estos dos tipos de productos y aplicarlos en cada zona por separado.
Pero tampoco pasaría nada si se decide usar la misma crema para ambas zonas, siempre y cuando sea un producto indicado especialmente para piel mixta, por ejemplo, una crema con bajo contenido de aceites que aporte una hidratación profunda y sea de textura ligera. Se deberá aplicar con moderación en la zona de la frente, la nariz y la barbilla y se extenderá más en la zona de las mejillas.

Para la zona del contorno de ojos es aconsejable utilizar una crema específica.
Puesto que este tipo de pieles tienen tendencia a desarrollar flacidez, para evitarlo es conveniente elegir cremas que contengan vitamina C para mantenerla tersa y firme.
Se aconseja, además, realizar una exfoliación una o dos veces al mes y aplicar una mascarilla nutritiva una vez por semana. Resultan muy beneficiosas las mascarillas ricas en arcilla, algas azules o mentol.

Para el maquillaje se deben utilizar siempre cosméticos indicados para este tipo de piel. Para evitar que el rostro tenga brillos, es recomendable escoger una base con efecto matificante y oil free. Una buena elección para que el maquillaje aguante más tiempo es fijarlo con polvos compactos, sobre todo para la zona T, y para disimular impurezas lo más recomendable es usar polvos minerales. Es muy importante limpiar bien los pinceles de maquillaje y no olvidar desmaquillarse a diario con un producto adecuado para pieles mixtas, aplicando después un tónico específico. Todo esto ayudará a que los granos y/o puntos negros desaparezcan o no se formen.
También existe la opción de sustituir el maquillaje por una crema de color. Utilizar una crema de día ligera y con color proporcionará al cutis uniformidad, lo protegerá y le dará los cuidados que necesita sin obstruir los poros. Es algo muy recomendable sobre todo a la hora de hacer deporte.

CUIDADOS A LO LARGO DEL AÑO

En épocas frías, como consecuencia de las calefacciones y los cambios bruscos de temperatura, la piel tiende a secarse, de forma que las zonas secas de una piel mixta sufren más. Por esto, en esas épocas del año, es aconsejable proporcionar una nutrición y protección extra.
En cambio, en verano, se debe aplicar una crema más ligera que la que se use en invierno, puesto que los brillos en la zona grasa son más notables debido a la mezcla de sudor y sebo en el rostro.

Eso sí, es importante que tanto en verano como en invierno utilices factor de protección solar. Un factor de protección medio en invierno y uno alto en verano sería lo más adecuado para tener el rostro protegido y cuidado en cualquier época del año.

Deja un comentario

* Campos requeridos