//

Blog de nutrición, salud y belleza

Consejos para prevenir el dolor de piernas en verano y la aparición de varices

Woman with tired feet

La sensación de pesadez, cansancio y las varices en las piernas, son las molestias más típicas de la insuficiencia venosa crónica (IVC), una patología que sufre un gran sector se la población. Se da sobre todo en mujeres (influencia hormonal) y aumenta con la edad. Sin embargo, cada vez afecta a más personas jóvenes, y se ha observado una relación directa con el estilo de vida.

Esta patología está causada por la incapacidad de las venas de las extremidades inferiores para realizar con efectividad el retorno venoso de la sangre hasta el corazón. Cuando las venas de las piernas pierden elasticidad, se deforman y se hinchan. Esto provoca que las pequeñas valvulitas que sirven para ayudar a controlar la presión y el flujo de la sangre, impidiendo que ésta retorne y descienda atraída por la fuerza de la gravedad, no cierren bien. De este modo, la sangre no asciende totalmente y se acumula en las extremidades inferiores produciendo la retención de sangre en las venas que origina las varices y la sensación de cansancio y pesadez en las piernas.La prevención es la fórmula más eficaz para evitar este tipo de molestias.

Te damos a continuación unas pautas que te ayudarán a cambiar tu estilo de vida y a mejorar tu calidad de vida.

Evita permanecer de pie o sentada/o durante largos períodos de tiempo. Si tu profesión o actividad te obligan a permanecer mucho tiempo en la misma posición, debes intentar moverte de vez en cuando, levantarte y dar pequeños paseos para reactivar tu circulación, apóyate durante unos minutos en una pared flexionando las rodillas, mueve frecuentemente los pies y las piernas, realizando giros con los tobillos.

Evita sentarte con las piernas cruzadas. Es un gesto que perjudicará mucho a tu retorno venoso.

Evita el sedentarismo. Un factor muy perjudicial para nuestra circulación y el confort de nuestras piernas. Durante el año nos pasamos largas jornadas de trabajo sin cambiar apenas de posición (ya sea de pie o sentados) y durante el verano la pereza producida por las altas temperaturas nos invita constantemente a practicar el sedentarismo. Huye de él, practica actividad física de manera regular. Camina, andar en bicicleta, nadar, todo ello te ayudará a tonificar los músculos de las piernas y a mantener reactivada tu circulación.

Evita el sobrepeso. El sobrepeso colabora en gran medida a la aparición de las varices. Los kilos de más implican un sobreesfuerzo en la realización de las actividades cotidianas. Cuanto más peso, mayor esfuerzo le pides a tus venas para que mantengan la función de retorno de la sangre, este esfuerzo hace que se vayan debilitando y distendiendo poco a poco dilatando, hinchando y perdiendo su elasticidad. Sigue un buen plan de alimentación y de ejercicio físico. Tu circulación mejorará cuanto más próxima te encuentres a tu peso ideal.

“Para evitar la mala circulación y las temidas varices, reduce la sal de tus comidas."

Usa medias de compresión sobre todo si has de permanecer de pie muchas horas seguidas. Ayudarán a tus venas, mejorando su hinchazón y facilitando el retorno venoso de manera que la sangre fluya con más facilidad hacia el corazón. Consulta con tu médico o farmacéutico.

Evita el uso de tacones y de ropa muy ajustada. La verdad es que algunas modas van muy en contra de nuestra salud. Los tacones favorecen mucho dando una imagen más estilizada, pero suelen ser origen de muchas patologías venosas. Lo mismo sucede con las prendas muy ajustadas. Debemos procurar no anteponer el criterio de la estética por delante de la salud y del propio confort.

Aplica duchas de agua fresquita en las piernas, sobre todo en verano, cuando las piernas se cansan e hinchan más por el efecto de las altas temperaturas. El agua fría estimulará tu circulación sanguínea a la vez que tus piernas experimentan una agradable sensación relajante.

Al finalizar la jornada, cuando llegues a casa, pon las piernas en alto. Esta posición relajará la carga a la que has tenido sometida a tus piernas durante largas horas y liberarás la sensación de carga muscular.

Aplícate un cosmético para piernas cansadas y regálate un automasaje de tobillos y piernas. Esta parte del cuerpo puedes masajearla sin depender de otra persona y te permitirá disfrutar de un momento de descanso verdaderamente reconfortante. En el mercado encontrarás muchos productos de este tipo. Procura buscar uno que no contenga alcohol para que no reseque más tu piel. Mucho mejor si contiene activos hidratantes.

Te recomendamos Cremigel Piernas cansadas de Trataderm, una crema ligera con textura gel, refrescante y revitalizante, especialmente indicada para descongestionar y refrescar las piernas y los pies cansados, activando la circulación y dando una agradable sensación de frescor y bienestar a piernas, tobillos y pies. Empieza aplicando el producto por los pies y masajea con movimientos ascendentes por las piernas hacia las rodillas.

TRUCO: para potenciar el efecto relajante y de frescor, conserva el producto en el frigorífico.

Ya ves que son consejos sencillos, prácticos y muy fáciles de seguir, así que ¡ponte en acción!

Deja un comentario

* Campos requeridos