//

Blog de nutrición, salud y belleza

Consejos nutricionales para la práctica de deporte

Consejos nutricionales para practicar deporte

Cuando llega el verano hay muchos factores que invitan a practicar más deporte: una buena climatología (a pesar del exceso de calor a veces), más horas de sol, en general el disponer de más tiempo libre, etc; sea como fuere, en esta época hay que extremar la precaución a la hora de practicar cualquier actividad deportiva. Pero, sobre todo, es necesario prestar especial atención a la nutrición y sobre todo a la hidratación.

Consejos básicos nutricionales para practicar deporte

  •  Programar una dieta basada en 5 comidas al día.
  • Respetar la llamada “pirámide nutricional”. En la base los alimentos de consumo diario deben estar los cereales, frutas y verduras ; más arriba el grupo de los frutos secos y las proteínas (carnes, pescados y huevos); si se sigue subiendo tenemos el grupo de los lácteos y finalmente en la punta de la misma y para consumir de manera ocasional: las grasas y los dulces.
  • Tratándose de la época veraniega es bueno por su contenido en agua y por ser mas apetecible la ingesta de sopas frías y ensaladas así como platos a la plancha que son mas fáciles de digerir y contienen menos calorías.
  •  Hidratación : El agua es la bebida más saludable, por tanto hay que  moderar el consumo de otro tipo de bebidas. La dosis de líquido recomendada también aumenta respecto a la del invierno y debería de ser de cómo mínimo 2 litros de agua cada día.

Consejos específicos cuando practicamos deporte 

Cada disciplina deportiva tiene sus peculiaridades, por lo que es imprescindible adecuar nuestra dieta a cada actividad, tomando como premisa que toda nuestra energía muscular procederá de la transformación de los alimentos por nuestro organismo.

Hay que evitar a toda costa que se produzca una hipoglucemia, esto es, que se agoten las reservas esenciales de glucosa de nuestro organismo. Para ello, es importante mantener una dieta diaria (no solo el tiempo que dure la actividad) en la que evitemos sustancias que sobrecarguen al organismo (grasas, azúcares refinados, etc;) y ordenar la ingesta de alimentos de alto valor biológico y energético: frutas, cereales, pasta, arroz, etc.

Es necesario beber más líquidos. En esta época del año, el cuerpo elimina más líquidos debido a una mayor sudoración por el calor a lo que añadimos la que provoca la propia práctica de deporte, por lo que debemos contrarrestar esta pérdida hidratándonos mucho más.

Es muy importante que no esperes a tener sed para tomar agua. El hábito que debes adoptar es el de anticiparte a la sed para sentir una sensación de bienestar constante. Si esta sensación desaparece, es síntoma de que nuestro cuerpo hace tiempo que tiene un balance negativo de líquidos. ¡Evítalo siempre que puedas y lleva tu botella de agua contigo!