//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Cómo eliminar la celulitis en glúteos y piernas? ¡Empieza ahora!

Sporty women doing pilates workout

¿Cómo eliminar la celulitis? Descubre las claves

¿Ves que tenemos el verano casi encima y ya estás enfadada con tu celulitis? ¡Manos a la obra! Ya que la celulitis no tratada “tiene la propiedad de producir más celulitis”.

Para ponerle freno te recomendamos que sigas los siguientes pasos:
1. Un buen diagnóstico por parte de un profesional de la estética. Es la clave para garantizarte que el camino hacia la solución sea el correcto y el más efectivo, teniendo en cuenta los diferentes tipos de celulitis que existen.
2. En segundo lugar, recuerda que la preparación de la superficie a tratar es indispensable para lograr que los activos penetren hasta el lugar donde deben actuar. Para ello la piel debe ser lo más permeable posible. Te recomendamos realizar una buena exfoliación o peeling corporal.
3. Tercero, una buena hidratación y descongestión de la piel facilitará el transporte de activos del cosmético anticelulítico hacia el interior de ésta.
4. Cuarto, utiliza diariamente un buen cosmético anticelulítico-reductor. Este es el punto más importante del tratamiento. Existen cientos en el mercado, unos mejores que otros. Lo importante es no adoptar como propias soluciones que le dan resultado a otras personas.

Los cosméticos anticelulíticos o reductores del volumen corporal están orientados a prevenir o paliar la acumulación de grasa localizada en determinadas regiones del cuerpo. Son cosméticos ampliamente utilizados y lo más importante es hacer una correcta selección del que más conviene a cada persona y en cada situación, para obtener los mejores resultados de su uso.
Su función es complementar los efectos de la dieta, el ejercicio físico y los tratamientos estéticos (masajes corporales, entre otros) para reducir la grasa acumulada en zonas localizadas y reafirmar los tejidos para evitar la aparición de flacidez al disminuir el espesor del panículo adiposo.

“Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo".

Con la aplicación de estos cosméticos se pretende:
1. Mejorar localmente la circulación sanguínea.
2. La disminución de los edemas (exceso de permeabilidad de los capilares sanguíneos, salida y retención de líquido extracelular, e incapacidad del sistema linfático para compensar el exceso de permeabilidad capilar).
3. Ayudar a reestructurar la trama fibrosa de la dermis y de la hipodermis.
4. Movilizar y degradar la grasa que se acumula en exceso en los adipocitos.
5. Y especialmente, la regeneración y reafirmación de piel distendida.

Y para conseguir todos estos efectos, tanto los productos anticelulíticos como los reductores se formulan con mezclas de distintos ingredientes activos con distintas acciones y con capacidad de:
1. Mejorar o reparar la estructura de los tejidos dérmicos.
2. Mejorar la circulación sanguínea de retorno y la linfática.
3. Movilizar o degradar los triglicéridos (tres ácidos grasos unidos a una molécula de glicerina) de las grasas acumuladas en las zonas afectadas

Como os podéis imaginar, es casi imposible que una sola sustancia realice todas estas acciones, por lo que, si os fijáis en la composición de cualquier buen cosmético anticelulítico, os daréis cuenta que son fórmulas complejas con varios ingredientes activos que al actuar en conjunto son capaces de lograr los efectos deseados.
El tratamiento cosmético de la celulitis tiene por finalidad intentar prevenir su aparición o tratarla en sus inicios, mejorando estéticamente este proceso utilizando productos cosméticos de aplicación fácil, agradable, y de alta efectividad.
En este paso, lo que necesitamos es activar los mecanismos de lipolisis (la transformación de los triglicéridos en ácidos grasos), producir la descongestión de los tejidos y la eliminación del exceso de líquidos retenidos en los mismos. Y para todo ello necesitamos activar la circulación periférica.
En el mercado hay disponibles muchas marcas y productos con diferentes presentaciones y texturas (geles, cremas, espumas, aceites, etc.). Una gran oferta de productos para que puedas escoger el que más te guste o atraiga desde el punto de vista sensorial (textura, fragancia, etc.) y el que resulte más efectivo para cada caso en particular.
Producto caro no es garantía de máxima efectividad. Todo depende del tipo, calidad y cantidad de ingredientes que utilicen en su formulación. Hay productos con precios razonables que son incluso mejores que algunos con precios excesivos. ¡Otra cosa son los productos excesivamente baratos!

Y si podéis haceros un tratamiento estético profesional iréis mucho más rápido. Informaros en un centro de estética de confianza.