//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Cómo cuidar tu cabello tras el verano?


 
Igual que proteges tu piel con protectores solares, también debes preservar tu pelo de los daños que el sol, la sal, la arena o el cloro causan en él.
 
El cabello contiene entre un 10 y un 15% de agua, por lo que en verano necesita una hidratación extra para compensar el agua que de él se evapora. Asimismo, el cloro, el agua salada, el viento y las largas horas que pasamos bajo el sol … resecan y debilitan el cabello, volviéndolo frágil, quebradizo, áspero, apagado y sin vitalidad.
 

Para evitar que tu pelo se reseque tras el verano y acabe sin vida ni luminosidad, debes cuidarlo y mantener una rutina exhaustiva para protegerlo:
 
- Antes de tomar el sol o de bañarte, conviene que te apliques por todo el cabello un producto protector. Existen en el mercado esprays, champús y mascarillas con filtro de protección solar. Todos ellos evitan que los rayos UV del sol dañen el pelo, y ayudan a conservar el color en los cabellos teñidos.
 
- Después del sol, aclárate el pelo con agua dulce tibia o fría para quitar los restos de arena, sal y cloro. Desenrédalo con un peine de púas anchas y si lo tienes largo, no lo recojas hasta que esté seco del todo.
 
- Usa un champú y un acondicionador suaves que hidraten y nutran.
 
- Dos veces por semana, aplícate una mascarilla capilar reparadora.
 
- Lávate el pelo con agua templada, es bueno para la circulación y para el cabello y déjalo que se seque al aire.
 
- El cabello mojado es más frágil, por lo que debes peinarte con cuidado, sin tirones. No uses peines de púa fina ni cepillos de cerdas. Lo mejor son los peines de púas anchas y con las puntas redondeadas. Si es necesario aplica antes un producto.
 
- Huye de los secadores. Siempre que sea posible, deja secar tu pelo al aire. Los secadores, planchas o rizadores resecan aún más el cabello. Si necesitas usar alguno de estos artículos, aplícate antes un protector de queratina. Y el secador, siempre a la mayor distancia posible (20 cm como mínimo).
 
- Si usas espuma o laca, busca aquellas que contengan ingredientes naturales; los alcoholes deterioran el cabello.
 
- Bebe mucha agua. Si estás bien hidratada "por dentro" también tu pelo lo agradecerá. Del mismo modo, una alimentación sana y variada, rica en vitaminas A, C y E contribuirá a mantener la vitalidad de tu pelo.

Deja un comentario

* Campos requeridos