//

Blog de nutrición, salud y belleza

¿Qué cosmético elijo contra la celulitis?

cosmetico para la celulitis

En un post reciente os hablábamos sobre la celulitis y de la importancia de aunar el tratamiento cosmético con una alimentación correcta y equilibrada, la práctica regular de ejercicio y el mantenimiento de unos hábitos de vida saludables, en definitiva un tratamiento global si queremos mantener a raya este antiestético problema.

Los anticelulíticos son productos “estacionales”. Aquí cabe aquel dicho popular “no nos acordamos de Santa Bárbara hasta que truena”…  Generalmente utilizamos estos productos solamente en los meses previos al verano, a pesar de haber oído tantas veces que esta no es la pauta correcta de aplicación. Los anticelulíticos deben aplicarse con constancia durante todo el año y además es imprescindible combinarlos con ejercicio y una buena alimentación. Únicamente cuando se instauran hábitos saludables de forma continuada en dieta, deporte, estilo de vida y cosmética se logra detener el avance de la celulitis o mejorar el proceso.

Posiblemente en estos momentos estés pensando en comprar un producto reductor o anticelulítico pero no sabes por cuál decantarte, así que desde Nutrición Salud y Belleza queremos ofrecerte ayuda para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades.

De entrada te diremos que el cosmético anticelulítico perfecto no existe, y que casi más importante que la marca o el precio del producto que utilices, será la identificación precoz del problema, el inicio cuanto antes del tratamiento y tu propia constancia en utilizar el producto.

La celulitis se produce por diferentes causas y en su desarrollo están implicados tres factores: la microcirculación sanguínea, el tejido grasoy el tejido conjuntivo, así que lo primero que deberás tener en cuenta es que el producto que selecciones contenga ingredientes activos que actúen sobre estos tres componentes.

El desarrollo de cosméticos efectivos contra la celulitis sigue siendo hoy día uno de los campos más estudiados por los desarrolladores de productos de dermofarmacia y de cosmética. El hecho de que la celulitis implique a diversos tejidos y procesos nos ofrece amplias posibilidades para desarrollar productos efectivos con diversas combinaciones de principios activos. Generalmente el diseño y desarrollo de un producto reductor/anticelulítico se plantea en base a la combinación de activos que combatan los tres frentes antes mencionados: activos venotónicos (microcirculación, acción drenante y detoxificante), activos lipolíticos (tejido graso, acción lipolítica) y activos reestructurantes (tejido conjuntivo, acción reafirmante).

El cosmético anticelulítico debería contar con activos que combatan todos los tres frentes causantes de la piel de naranja.

A continuación, te damos un listado de los principales ingredientes con actividad sobre cada uno de ellos. Su identificación en los cosméticos reductores/anticelulíticos del mercado te orientará sobre la actividad y eficacia de cada uno de ellos.

1. Ingredientes Venotónicos (con actividad sobre el aparato circulatorio)

Este tipo de activos disminuyen la permeabilidad capilar, favoreciendo la circulación sanguínea y el drenaje linfático. Su inclusión en los anticelulíticos está destinada a mejorar la resistencia de las paredes de los vasos sanguíneos, la circulación de retorno, disminuir la permeabilidad capilar, mejorar la circulación linfática y en consecuencia, reducir la presencia de edemas. Tienen por lo tanto acción venotónica, vasoconstrictora, drenante, descongestiva y detoxificante.

Hay muchos extractos de plantas que presentan este efecto, Se emplean generalmente aceites esenciales, extractos de plantas o componentes aislados de ellas. Entre ellos podemos destacar:

activos venotónicos

2. Ingredientes lipolíticos (con actividad sobre el tejido adiposo)

Comúnmente se les conoce como "quemagrasas", ya que intervienen en la degradación de los triglicéridos almacenados en los adipocitos. Estas sustancias estimulan que se lleve a cabo un proceso de eliminación de grasas favoreciendo el vaciado de los adipocitos y los cúmulos de grasa almacenada. Este grupo es el más voluminoso de todos en cuanto a número de principios activos. Los más utilizados son:

  • Cafeína: Tiene una acción lipolítica, actúa directamente sobre los adipocitos provocando la liberación de las grasas de estos depósitos celulares.
  • L-carnitina: es un cofactor esencial del metabolismo lipídico. Se la denomina popularmente «molécula devoradora de grasa», porque interviene en el transporte de las grasas hacia el interior de la célula. La asociación con cafeína aumenta su efectividad porque ésta libera las grasas de los depósitos celulares y la L-carnitina las transporta.
  • Té verde (extracto): La teína que contiene tiene propiedades descongestionantes y desinfiltrantes.
  • Guaraná (extracto): Acción lipolítica muy similar a la de la cafeína.
  • Pimienta negra (aceite esencial): Vasoconstrictor, favorece el metabolismo y eliminación de las grasas acumuladas en los adipocitos.
  • Garcinia cambogia: Es un fruto rico en resina que posee las mismas propiedades que los Alfahidroxiácidos comentados anteriormente. Disminuye la síntesis de grasas.
  • Acefinol: Un derivado de la cafeína muy usado para tratar la celulitis rebelde.
  • Coleo (extracto): Es un coadyuvante d la cafeína. Cuando se combinan, el coleo refuerza el poder lipolítico de ésta.
  • Sauce (extracto): Actúa de la misma forma que el té verde y también refuerza la acción de la cafeína.
  • Salicilato de polioxietilglicol: Moviliza las grasas gracias a sus propiedades fluidificantes. Es un buen penetrante en el tejido.

 3. Principios activos reestructurantes (actúan sobre el tejido conjuntivo)

Los reestructurantes del tejido conjuntivo tienen como misión despolimerizar (romper) el tejido fibroso que ocasiona una falta de flexibilidad y rigidez de la piel, dando lugar al característico aspecto de “piel de naranja”. Este tipo de ingredientes favorecen la disociación de los nódulos fibrosos que se han formado y dejan libre el agua retenida.

En este grupo encontramos, entre otros:

  • Vitamina E: acción antioxidante (antiradicales libres) y reestructurante (estimula los fibroblastos para evitar la degradación del tejido conectivo).
  • Vitamina C: Es esencial para la síntesis del colágeno. Además actúa como antioxidante.
  • Tiomucasa e hialuronidasa: Dos enzimas con capacidad de actuar en el inicio del proceso celulítico evitando la polimerización excesiva e incluso la ruptura de los mucopolisacárido del tejido conectivo, responsables de la retención hídrica. Con ello se eliminan los líquidos retenidos y se reduce el tamaño y volumen de los adipocitos. Al mejorar los intercambios celulares los triglicéridos acumulados en el interior de los adipocitos se convierten en ácidos grasos libres y glicerol, que pasan a cubrir las necesidades energéticas del organismo.
  • Alfahidroxiácidos (ácido láctico, cítrico, málico, tartárico…). Se les conoce como AHA y poseen doble acción: por un lado, una acción regenerante (estimulan la regeneración de los tejidos al favorecer la síntesis del colágeno), y por otro lado, producen una renovación celular (favorecen la eliminación de las células muertas). Además, estos activos son muy utilizados en formulaciones cosméticas debido a que su alta penetrabilidad les hace funcionar como portadores de otros activos a las capas más profundas de la piel.
  • Centella Asiática: Su principal activo es el ácido asiático que estimula significativamente la síntesis del colágeno. Actúa sobre el tejido de sostén, favoreciendo la formación de un tejido flexible. También tiene un efecto lipolítico (quemagrasas)

Esperamos que estas pautas te ayuden a descifrar qué activos lleva cada anticelulítico y te de pistas para seleccionar aquél que consideres más adecuado para tratar tu celulitis, pero ten siempre en cuenta que los cosméticos anticelulíticos, tengan mejor o peor composición, siempre serán una ayuda para combatir la celulitis, pero nunca un tratamiento propiamente dicho.

El mejor tratamiento es aquél que combina:

  • Alimentación correcta y equilibrada.
  • Práctica regular de ejercicio
  • Mantenimiento de unos hábitos de vida saludables
  • Cosmético anticelulítico usado con constancia
  • Y si además puedes combinarlo con algún tratamiento estético anticelulítico…. ¡mucho mejor!

¡Ánimo y no bajes la guardia!