//

Blog de nutrición, salud y belleza

Así sufre la piel tras los excesos navideños ¡Recupérala!

Un año más… ¡Ya está aquí la Navidad! Y como todos sabemos, esta época de adornos, regalos, celebraciones, reencuentros y días festivos va acompaña de gran cantidad de excesos. Comidas copiosas de varios platos que terminan en largas sobremesas, cenas con amigos y familiares o de empresa que se alargan hasta altas horas de la madrugada, noches con alguna que otra copa brindando por la entrada del año nuevo…
En resumen, semanas con múltiples compromisos sociales que, sumados al poco descanso, el estrés y el gran consumo de alimentos grasos, azucares y bebidas alcohólicas, terminan teniendo unas consecuencias que no sólo se ven reflejadas en la báscula. Al finalizar el período navideño, nuestro estómago o hígado no son los órganos más afectados (aunque parezca increíble) si no que es la piel el órgano del cuerpo que acusa en mayor medida los efectos de estas fiestas.

En definitiva, estos desequilibrios y cambios de rutina pasan factura a la salud y belleza de nuestra piel. A continuación, os comentamos cómo:

La comida. Los excesos en la dieta nunca son buenos, pero en Navidad parece imposible no comer más de lo debido. Una dieta hipercalórica rica en alimentos con alto índice glucémico (como dulces, turrones, etc.) no es nada beneficiosa, ya que éstos incrementan la secreción sebácea y empeoran las pieles acnéicas. Estos alimentos, además, producen picos de insulina muy altos que inflaman la piel y provocan el deterioro de las fibras dérmicas. Este proceso, conocido como glicación, no se puede percibir en pocos días, pero sí se va sumando al mecanismo de envejecimiento de la piel, al producir una falta de tersura y flacidez. Las grasas trans (grasas que proceden de la hidrogenación de otras), presentes en muchos alimentos que se consumen en estas fiestas, afectan al corazón y empeoran la circulación de la sangre lo que provoca una falta de oxígeno en las células cutáneas disminuyendo la producción de colágeno y elastina y dando como resultado una piel más débil y menos elástica. Por último, los excesos de sal y azúcar empeoran la retención de líquidos, sobre todo en la zona del contorno de ojos, dando lugar a bolsas y ojeras.

El alcohol y el tabaco. Entre los efectos nocivos que el alcohol y el tabaco tienen en la salud y la belleza, algunos atacan directamente al aspecto de la piel. En estas fechas abusamos más de lo normal de ellos y son toxinas extra para nuestra piel que hacen que esté peor nutrida. La deshidratación que el alcohol provoca en todo el organismo afecta también al cutis. Hace que la piel se muestre congestionada y apagada, acelera el envejecimiento y la aparición de arrugas, además de darnos un aspecto cansado. Al mismo tiempo, estos excesos pueden producir el empeoramiento de algunos problemas de la piel como la psoriasis y la dermatitis seborreica.

La falta de sueño y el estrés. Estos factores también dañan nuestro aspecto. Está comprobado que dormir menos de 6 horas de manera habitual dificulta la renovación nocturna que el organismo necesita. Esto afecta a la apariencia de la piel que se reseca y luce más apagada y sin brillo, aparecen esas antiestéticas ojeras y los poros se abren. Estos efectos también son visibles al no dormir lo suficiente una sola noche. Todo esto se debe a que es durante el sueño cuando se activa el proceso de reparación de la piel y, al no descansar lo necesario (unas 7 horas), el organismo aumenta los niveles de cortisol. Este desequilibrio rompe el colágeno y la elastina y, como consecuencia inmediata, la piel pierde elasticidad y suavidad. Además, se pronuncian las líneas de expresión, aparecen manchas, bolsas y rojeces y las toxinas se multiplican. El estrés, a su vez, puede dar lugar a la aparición de pequeñas espinillas o acné al aumentar la secreción sebácea.

El exceso de maquillaje. En Navidad con tantas fiestas y celebraciones tendemos a maquillarnos más y, a veces, olvidamos limpiar adecuadamente la cara al llegar a casa. Este proceso en pieles con tendencia acneica es peligroso, sobre todo si usamos cosméticos muy grasos. También es común la aparición de intolerancias a ciertos productos, por lo que es bueno probarlos unos días antes del evento y no improvisar.

¿Cómo podemos evitar que los excesos navideños pasen factura a la salud de nuestra piel?

Y después de meteros el miedo en el cuerpo, tranquilidad. Os vamos a dejar unos consejos para que vuestra piel luzca sana y sufra lo menos posible estas Navidades, de manera que podáis comenzar el año de forma saludable (pero sin ser muy estrictos, que el 2017 ha sido duro).

1. En primer lugar, hay que cuidar la alimentación. Sabemos que es difícil mantener el ritmo habitual de comidas, pero es conveniente aprovechar los días no festivos para limpiar el organismo comiendo frutas y verduras. Es recomendable ingerir vegetales verdes, caldos depurativos, infusiones o tés para conseguir un efecto antinflamatorio y descongestivo. Más allá de intentar moderarse lo que sea posible con las cantidades de comida, también es importante beber abundante agua (mínimo 1,5 o 2 litros al día).

2. Como ya hemos comentado, en la piel se reflejan excesos como el alcohol y el tabaco. Por ese motivo, hay que controlar y abusar lo menos posible de ellos y tomar zumos ricos en vitamina C que ayudarán a contrarrestar los efectos del alcohol.

“Es recomendable ingerir vegetales verdes, caldos depurativos, infusiones o tés para conseguir un efecto antinflamatorio y descongestivo".

3. Lo ideal es intentar descansar el número de horas que el cuerpo necesita. Pero en los días en los que esto no es posible, si al levantarte tienes los ojos muy hinchados, con bolsas y ojeras, es recomendable aplicar remedios descongestionantes como parches, compresas de agua fría o incluso rodajas de patata o pepino durante cinco o diez minutos. Es aconsejable, además, utilizar cosméticos con efecto flash como pueden ser las ampollas con proteoglicanos, que son muy útiles tanto en el momento de levantarse como para antes de un evento, ya que proporcionan a la piel un aspecto más fresco y descansado. Los contornos de ojos con activos despigmentantes y quelantes del hierro son muy buenos para las ojeras.

Vita - C care de Trataderm. Crema Revitalizante.

4. ¡Muy importante! No hay que olvidarse de limpiar bien la piel, es imprescindible no saltarse bajo ninguna circunstancia la higiene del rostro. Además, durante estos días se deben escoger fórmulas con principios activos aliados. Son aconsejables serums, cremas hidratantes y nutritivas, mascarillas y peelings revitalizantes a base de vitamina C, que es un antioxidante natural que neutraliza radicales libres y proporciona luminosidad, además tiene efecto renovador y despigmentante y es un cooperador esencial en la síntesis de colágeno. También el ácido retinoico posee propiedades antioxidantes, regeneradoras y despigmentantes que actúan contra el envejecimiento, las manchas y el daño solar, estimulando la producción de fibras de colágeno y elastina manteniendo la piel tersa y firme. El ácido hialurónico con su potente acción hidratante y sus propiedades regenerativas estimula también el mecanismo de producción de colágeno. Finalmente recomendamos también el ácido glicólico que acelera el proceso de exfoliación de la piel y retira las células muertas, lo que mejora las imperfecciones cutáneas y proporciona a la piel un aspecto radiante. Hay que tener en cuenta que las pieles acneicas deben evitar los productos grasos.

5. Tratamientos cutáneos. Entre ellos, la revitalización cutánea que actúa sobre la capa intermedia de la piel, la dermis, mejorando su calidad y apariencia, recuperando hidratación y luminosidad y previniendo y tratando el envejecimiento de forma efectiva e inmediata. Además, la mesoterapia con ácido hialurónico y los tratamientos con luz pulsada o radiofrecuencia médica multipolar con efecto flash son perfectos para antes de un acontecimiento especial.

6. Protégete del frío. Por último, pero no menos importante, te recomendamos que en estos días tan bonitos y a la vez tan fríos, cuides también tus manos, labios, pies y orejas, debido a que en esta época tienden a resecarse y se pueden agrietar. Es imprescindible usar guantes en las manos y en los labios un buen bálsamo labial. De la misma forma, es aconsejable llevar los pies abrigados y las orejas cubiertas con gorro o con orejeras.

Desde Nutrición, Salud y Belleza os deseamos que disfrutéis de estas fiestas con los vuestros y recordad, ¡Regalaos una piel sana este 2018!

Deja un comentario

* Campos requeridos