//

Blog de nutrición, salud y belleza

Aloe Vera. Cosmética verde para el verano (I)

Aloe vera planta

El Aloe Vera tonifica y revitaliza la piel.

Hoy día el Aloe Vera es un ingrediente muy valorado en cosmética: cremas de todo tipo, mascarillas, leches, tónicos, lociones, emulsiones, jabones, geles, champús y muchos otros productos. Existen muchas especies de Aloe, cerca de 250, entre las cuales el Aloe barbadensis, conocido como Aloe Vera, es la especie más utilizada debido a sus numerosas propiedades terapéuticas, tonificantes y revitalizantes para la piel. Hasta el momento se han descrito más de 200 sustancias contenidas en el Aloe Vera que mejoran el funcionamiento cotidiano de nuestro organismo.
En la actualidad es la base de una industria dedicada a la fabricación de cosméticos, suplementos dietéticos (algunas variedades son comestibles) y productos farmacéuticos. Mientras, los científicos continúan investigando sobre sus sorprendentes propiedades.

Un poco de historia.

El género Aloe (también conocido como sábila) pertenece a la familia de las Liliaceae (la misma familia de la azucena, del ajo y de la cebolla), es muy rica en especies, y comprende plantas originarias de África, de Madagascar y de Arabia.
La palabra "aloe" procede del árabe "alloeh", que significa "la sustancia amarga brillante";mientras que la palabra "vera" viene del latín y significa "verdadera". Hasta el siglo XIX, su nombre más popular era "acíbar".
El Aloe Vera es una planta suculenta (así llamada porque posee tejidos capaces de almacenar grandes cantidades de agua), original de las zonas secas y áridas del norte de África, Islas Canarias y Cabo Verde. Hoy día su cultivo se ha extendido por las zonas cálidas de todos los continentes. En Europa se cultiva especialmente en el sur de España.

Se trata de una planta perenne con apariencia de cactus, que llega a medir entre 2 y 3 metros de alto, con unas hojas alargadas y afiladas en su extremo libre, dispuestas en roseta, de 50 cm de largo, entre 10 y 20 de ancho y unos 5 cm. de grosor. Cuando la planta es joven, el tronco es prácticamente inexistente y da la impresión que las hojas salen directamente del suelo, pero en los ejemplares más viejos es posible distinguir un tallo corto y robusto, apenas visible. Las flores, pequeñas y tubuliformes, son de color amarillo y tienen menos valor para aplicaciones medicinales y cosmetológicas.

Las hojas carnosas del Aloe están compuestas de 3 capas; una protección coriácea exterior, una capa fibrosa debajo de ésta (donde se encuentra la aloína, un glucósido antraquinónico empleado como laxante en preparados farmacéuticos, y cuyo gusto amargo sirve a la planta como protección contra los predadores), y un corazón gelatinoso a modo de pulpa transparente donde almacena sus reservas de agua y un extraordinario coctel de moléculas activas y nutrientes. Es suficiente con hacer a las hojas un pequeño corte para que exude un jugo rico en aminoácidos, azúcares, enzimas, vitaminas, minerales, aloína y otros nutrientes naturales e ingredientes biológicos activos que interactúan sinérgicamente ofreciendo multitud de propiedades beneficiosas. El contenido más o menos elevado de cada una de estas sustancias activas en la pulpa gelatinosa varía según la especie de Aloe.

Sabes que puedes consultar a nuestros expertos sobre los temas que más te interesen. Pulsa aquí y haz tus preguntas.