//

Blog de nutrición, salud y belleza

Paso de la lactancia materna al biberón

con-bibe2
 
La vida de tu bebé va a estar llena de pasos importantes desde que llega al mundo. Antes o después llegará el momento de enfrentarse al destete, es decir, el momento en que se produce la transición de la lactancia materna a la alimentación con biberón exclusivamente. Esto no significa que vaya a estar mal alimentado, ya que las fórmulas adaptadas se preparan imitando la leche materna, añadiéndoles todas las proteínas y minerales necesarios para el lactante. Al principio, tu hijo puede tener problemas para adaptarse a este cambio, por eso queremos darte unos cuantos trucos para solucionarlo.
 

¿Por qué este cambio?
 
La edad en que ocurre el destete por completo, es decir, que el niño abandona definitivamente la leche materna, es variable y está influido por factores de muy diversa índole.
 
El no dar el pecho al bebé puede ser una elección libre u obligada. El destete parcial o total es una decisión de pareja. No existe un momento ideal, todo depende de cada caso.
 
Unas veces será una decisión voluntaria: reincorporación al trabajo, tu pareja quiere colaborar en la alimentación del bebé, … Esta decisión de cambio te va a facilitar alimentar al bebé en cualquier sitio, no tener que estar pendiente de la toma ya que cualquiera le puede dar de comer, recuperar tu dieta y costumbres, usar todo tipo de métodos anticonceptivo, etc…. También permite al padre participar más en la crianza del niño y reforzar el vínculo padre-hijo.
 
Sin embargo, otras veces es una decisión que no hay más remedio que tomar y obliga a las madres a dar biberón a sus hijos, bien por necesidades fisiológicas de la madre (infecciones, anemia, medicación incompatible con la lactancia materna, lesiones en los nervios de los pezones, mastitis, operaciones mamarias, …) o bien por necesidades del propio bebé (intolerancia a la leche materna, deformación en el labio que hace imposible la lactancia, etc….).
 
 
Problemas al dar este paso
 
El destete es un período difícil. Algunos bebés aceptan fácilmente este cambio de alimentación, otros, no tanto.
 
El niño puede encontrase incómodo con este cambio por diferentes motivos:
- El sabor de la leche de fórmula.
- La forma, olor, textura y temperatura de la tetina (totalmente diferentes a la del pecho)
 
Por su parte, la madre necesitará sin duda varios días para acostumbrarse a esta nueva dimensión de la relación maternal.
 
El secreto es proceder progresiva y lentamente al cambio. Las dos palabras clave para superar este delicado pero decisivo periodo son: paciencia y dulzura.
 
 
Trucos para solucionar estos problemas
 
- Destete progresivo: la norma más importante para el destete es planificarlo con tiempo y efectuarlo de forma progresiva, no retirando más de una toma de pecho cada cuatro o cinco días, para permitir que ambas partes se adapten sin problemas a la nueva situación.
- Desde que el bebé tenga 2 meses, dale agua con el biberón, así se irá acostumbrando a chupar de él.
- Si es posible, sigue dándole leche materna mientras ésta te dure, aunque sea con biberón, e intercálala con la leche de fórmula.
- Empieza a darle el biberón en la toma que más hambre tenga.
- Elige una tetina que tenga forma similar al pezón.
- Pon las tetinas en leche para eliminar su sabor a látex.
- Si rechaza el biberón, dale el pecho un rato y luego vuelve a probar con el biberón. No se trata de cambiar bruscamente, sino de una transición lo más agradable posible.
- No pierdas nunca los nervios ni te enfades, aunque te cueste darle de comer.

Deja un comentario

* Campos requeridos