//

Blog de nutrición, salud y belleza

Con la vuelta al cole llegan... los piojos

 
El regreso de las vacaciones trae consigo la vuelta a la rutina, al trabajo, al colegio… y también la llegada de algo más desagradable: los piojos. Estos temidos parásitos se contagian con gran facilidad entre los niños mientras juegan, y su presencia no tiene nada que ver con la falta de higiene. Aprende a prevenir y tratar su aparición.
 

Los piojos son considerados uno de los problemas más preocupantes que pueden afectar a la cabeza de los niños. Afectan al 14% de los niños en edad escolar y apenas los sufren los adultos. La escuela o el colegio, es el lugar donde más se proliferan los piojos, debido a la gran cantidad de niños que concentran. Y aunque los piojos de la cabeza no transmitan enfermedades y no representan riesgos para la salud de los niños, puede provocar daños al cuero cabelludo si no son eliminados. Por ello, lo más recomendable es hacer una labor de prevención durante todo el año escolar, tanto para prevenir como para evitar que la infestación de piojos se expanda.
 

Los piojos no distinguen clase social, ni color de piel, ni estado de higiene. Los piojos sólo necesitan del calor humano y de la sangre para vivir y reproducirse.

Los piojos son unos insectos de cuerpo alargado, de 2-4 mm de longitud, aplanados, de color blanco-grisáceo, no tiene alas, y viven exclusivamente en el ser humano, generalmente entre los cabellos. Se alimentan de sangre que chupan de la piel de la cabeza cuando pican a las personas. La forma de transmisión más corriente de los piojos es el contagio directo. Además del contacto persona-persona, el uso de cepillos, peines, gorras y bufandas también es una vía de transmisión.

Los piojos no vuelan ni saltan, pero caminan rápidamente entre un elemento y otro.
 

En contra de la creencia de que su aparición está relacionada con la falta de higiene, los insectos prefieren vivir en la piel limpia. Pero aunque unas buenas condiciones de aseo personal no previenen la infestación, el descuido puede contribuir a agravarla.
 
La parasitación con piojos debida a las malas condiciones higiénicas es la pediculosis corporis, en la que los piojos se depositan en los pliegues de la ropa. Pero la que padecen los niños, de forma casi exclusiva, es la pediculosis capitis, en la que el piojo se sitúa normalmente en el cuero cabelludo, aunque en casos más graves también afecta a cejas y pestañas.
 
Para comprobar que un niño tiene piojos, el método más fácil es cepillar el pelo o pasar un peine de púas finas sobre un papel blanco. Los huevos o liendres caerán sobre el papel y se verán pequeños puntos blancos.

 
Medidas preventivas

- En el colegio: dar a los alumnos una información completa sobre los piojos: qué son, cómo se contagian, qué síntomas indican una infestación de piojos, y qué debe hacerse cuando se encuentra algún piojo en su cabeza o en la cabeza de algún compañero del colegio.
- Revisar la cabeza de los niños, sobre todo detrás de las orejas, en la nuca y en el flequillo.
- Lavarles con frecuencia el pelo: dos o tres veces por semana.
- Peinarles diariamente el cabello. Limpiar los peines y los cepillos a menudo.
- Evitar compartir los útiles de limpieza personal.
- Utilizar un repelente de piojos cuando hay riesgo de contagio.
 
 

Tratamiento
- Adquirir en una farmacia o parafarmacia una loción antiparasitaria a base de permetrinas.
- Mojar el cabello seco con la loción. No escatimarla en la zona de detrás de las orejas y en la nuca. (Mejor no cubrir la cabeza, pero si se hace, hacerlo con una gorra de plástico).
- Aclarar la cabeza con agua y vinagre (la proporción es de un parte de vinagre por dos de agua).
- No seques el pelo con secador, déjalo secar al aire.
- Quitar las liendres (huevos) con la mano o con la ayuda de un peine especial (liendrera).
- Desinfectar la ropa, sábanas y toallas, los peines y cepillos, los juguetes y las alfombras y tapizados, lavando todo lo que se pueda meter en agua a 55 ºC durante unos 15-20 minutos, y lo que no se pueda mojar lavándolo en seco o aplicando un insecticida.
- Repetir el tratamiento a la semana.

Deja un comentario

* Campos requeridos