//

Blog de nutrición, salud y belleza

Clasificación de los Aceites Esenciales por sus cualidades aromáticas

ID-100114135

Cuando se trabaja con aromaterapia es muy importante conocer tanto las “propiedades terapéuticas” de cada aceite esencial como las cualidades aromáticas de cada uno de los aceites que vamos a utilizar en la fórmula. De la sinergia adecuada de ambos factores dependerá que nos sintamos satisfechos a la hora de utilizar el producto final.

Es muy importante lograr el equilibrio de la fórmula cosmética, dando una fragancia que resulte equilibrada y agradable para los sentidos.

Los aceites esenciales huelen porque son volátiles (se evaporan con mayor o menor velocidad), y en base a esta propiedad y a sus cualidades aromáticas se ha establecido una clasificación de “notas aromáticas” que se utiliza para estructurarlos en tres categorías: nota alta, nota media y nota baja.

Algunos aceites esenciales están incluidos en las 3 categorías, otros en dos y otros sólo en una de ellas:

Notas altas o “notas de salida”. Los aceites con estas notas tienen olores penetrantes, fuertemente aromáticos y estimulantes, con efectos olfativos frescos y etéreos. Vienen de la familia de los cítricos, algunas hierbas y árboles: albahaca, árbol de té, eucalipto, lima, limón, mandarina, mirto, menta piperita, naranja amarga, pino, salvia,...

Se evaporan rápidamente y suministran un impacto inicial en la mezclan pero tienen poca persistencia. Su mayor influencia aromática se produce realmente en el primer momento del contacto. Éste es el grupo más potente de los aceites esenciales. Cuando se aplican en la superficie de la piel, la persona experimenta o bien una sensación de frescor o de calor, pero nunca de tibieza.

Notas intermedias o “notas de corazón”. Conforman los ingredientes principales de la fragancia y determinan el verdadero espíritu de la mezcla aportando el carácter y la armonía. Suelen funcionar como moduladores del resto de aromas al ser capaces de controlar la intensidad y actividad del resto de aceites esenciales de la mezcla. Su aroma se percibe a los pocos minutos de la aplicación y pueden durar hasta 4-6 horas. y parecen funcionar en el metabolismo del cuerpo. Generalmente provienen de especias y hierbas tales como: jazmín, canela, enebro, hinojo, geranio, hierba limón, lavanda, manzanilla, palmarosa, palo de rosa, romero, rosa de Damasco, tomillo,…

Notas bajas o “notas base”. Brindan solidez, fijación y seriedad a las fórmulas, permitiendo que la fragancia huela durante horas e incluso días. Generalmente se usan para dar estabilidad y profundidad a una combinación de esenciales Muchos de ellos tienen capacidad de penetrar en la piel mucho más profundamente que todos los demás. Al aplicarlos sobre la piel pueden ser muy poco percibidos en un primer momento pero pueden alcanzar un olor muy fuerte. Provienen de maderas, raíces y resinas; Cedro, sándalo, vetiver y mirra son buenos ejemplos de notas base.

Para lograr la “armonía aromática” de una mezcla de aceites esenciales se necesita la presencia de las tres notas. De su adecuada combinación dependerá el equilibrio y éxito de la fórmula

Deja un comentario

* Campos requeridos